Dos cabezas rapadas de extrema izquierda agreden a militantes del PP en las Fiestas de Moncloa

0
2-1.jpg

A principios de este mes de septiembre los madrileños del distrito de Moncloa aguardaban con entusiasmo los días de  las fiestas de su barrio. Con un imponente cartel, y cargadas de actividades para todos los públicos, comenzaron las jornadas de celebración en Aravaca. La música fue la gran protagonista de estos días, con conciertos de jazz, de música clásica, grupos de música joven… Pero fue Carlos Núñez, el gaitero más internacional y uno de los mejores del mundo, el encargado de poner el broche final a las fiestas la noche del día 10. Otro de los aspectos más destacados de estos días fue la exposición de fotografías del barrio y los campeonatos de fútbol y pádel.

A pesar de que se pudo respirar en el ambiente la felicidad y la alegría de los vecinos de Moncloa-Ara-vaca durante estos días, lo cierto es que las fiestas tuvieron un triste y amargo final.

Los radicales aguaron la fiesta
En la noche del domingo día 10, cuando todavía se conservaban las últimas bocanadas de fiesta en el recinto ferial, tuvo lugar un altercado que marcó el desenlace de estos días. Sobre las 2:45 de la madrugada, la caseta que Nuevas Generaciones que el PP había instalado en el recinto, al igual que otras muchas asociaciones, fue escenario de una agresión. Durante la noche dos personas  habían estado bebiendo en dicha caseta sin abonar sus consumiciones. Poco contentos con su comportamiento provocador, volvieron sobre las 3 de la madrugada para repetir la misma acción, pero esta vez se les negó el paso. En ese momento, tuvo lugar un forcejeo, durante el cual estos dos jóvenes amenazaron con arrancar la bandera de España que adornaba la carpa. Acto seguido, dos muchachos de estética red skin 
-rapados de extrema izquierda-, al ver el problema que se había organizado, acudieron en defensa de los dos jóvenes. Armados con una estaca y un cinturón de pinchos se lanzaron sobre tres personas que se encontraban en la caseta, entre ellas Javier Úbeda, presidente de Nuevas Generaciones en el distrito.

A los pocos minutos aparecieron los vigilantes de seguridad del recinto y la Policía, que consiguieron detener a uno de los agresores.

Aunque por suerte, todo quedó en leves agresiones, es denigrante que, todavía hoy, sigan ocurriendo hechos como este, en el que los jóvenes se dejan llevar por radicalismos políticos incontrolados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here