El lago de la Casa de Campo hace aguas después de su reciente reforma

0
fichero_43869_20190111.jpg

Según avanza el diario El Mundo, se han detectado filtraciones que derivan en inundaciones en la depuradora del lago, en el merendero de la zona baja del parque, en los vivieros y en el viejo acuario; el agua ha llegado incluso a la Fuente de la Salud, sita en las proximidades de la rotonda de entrada a la M-30. El acceso a algunas de estas zonas se ha restringido al público para evitar accidentes. 

Los propios técnicos del Ayuntamiento capitalino han mostrado su extrañeza ante las incidencias registradas después de la actuación llevada a cabo en el lago. Los operarios se apresuraron a cortar las bocas de riego al observar pérdidas de agua; posteriormente comprobaron que las filtraciones procedían del lago de la Casa de Campo, siendo una de las consecuencias más graves la afección a la depuradora, cuyos motores se apagaron debido al encharcamiento: “Las paredes de la escalera de la depuradora y el suelo están empapados pese a que todos los días achicamos el agua”, explica uno de los empleados al citado medio. 

Desde la plataforma ‘Salvemos la Casa de Campo’ ha cargado contra el Ejecutivo local ante las deficiencias serias detectadas, las cuales atribuyen a la “falta de previsión en la obra”, no teniendo en cuenta la dilatación que se iba a producir en los muros. Los ecologistas también se muestran reacios a la actuación desarrollada por el consistorio: “Creemos que se ha hecho mal la obra y la consecuencia va a ser que se está creando una charca debajo del lago que esperemos que no tenga consecuencias”. 

El Partido Popular se ha sumado a las críticas, poniendo el foco en la “desatendida y descuidada” actuación del equipo de Gobierno. “Apenas transcurridos tres meses desde que el lago volviera a llenarse, ya se han apreciado zonas encharcadas y prácticamente inundadas por las que no se puede transitar”, denuncian los conservadores. Por su parte, desde la administración local defienden que la fuga es una causa natural, al retirarse los sedimentos que hacían las veces de tapón. “El fondo del estanque no es de un material totalmente impermeable. Tampoco los muros, que en parte son históricos”, señalan fuentes institucionales a El Mundo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here