La lluvia presente en el pregón inaugural de las fiestas de San Antonio de la Florida 2006

0
05-1.jpg

Como cada año el pregón de las fiestas de San Antonio de la Florida dio el pistoletazo de inicio a cinco días de fiesta en el barrio más tradicional de Madrid.

En esta ocasión el reconocido escritor Juan Manuel de Prada fue el encargado de leer el pregón inaugural en el Recinto Ferial del Parque de la Bombilla. La prosa del premio nacional de Narrativa pudo con la intensa lluvia que cayó durante el acto, en el que el escritor estuvo acompañado por Manuel Troitiño, Concejal Presi-dente del distrito de Moncloa-Aravaca, y Fátima Núñez, Concejala de Moratalaz.

Juan Manuel de Prada (Baracaldo, 1970) alabó la simpatía de los vecinos del barrio y la generosidad de sus calles que tan bien le han acogido. Tras la lectura del pregón los representantes de las Asociaciones Castizas “El alma de Madrid” impusieron al escritor el Safo y la Palpusa, complementos típicos del traje de “chulapo” madrileño. Igualmente el Concejal Manuel Troitiño hizo entrega al escritor de la reproducción en barro de la Ermita de San Antonio obra del artista Javier Monreal. Esa misma noche para animar la velada de los más jóvenes, la voz y energía de Edurne, la rubia más explosiva de Operación Triunfo, llenaron el escenario. De esta manera y a pesar de la lluvia, se consiguió ofrecer un día de inauguración de las fiestas espectacular.

Las fiestas de San Antonio de la Florida están consideradas como las más antiguas de las que se celebran en Madrid. El origen de la festividad se sitúa sobre el año 1732 después de colocarse en la ermita de Churriguera una imagen del Santo que en poco tiempo se convirtió en muy querida por los devotos. Esto trajo que, antes y después de las ceremonias religiosas, se dieran cita grupos de músicos que cantaban tonadillas y tiranas. El pueblo, de origen humilde cantaba y bailaba; se comían churros, buñuelos y rosquillas del santo, ceremonias que Goya retrató en su cartón ‘El baile de San Antonio’ .

El plato fuerte de la tradicional fiesta es, año tras año, la costumbre de las modistillas que se lleva a cabo el día del Santo en el exterior de la ermita. Los casaderos deben echar 13 alfileres en la pila bautismal de la ermita. Una vez realizado esto se introduce la mano con la palma abierta en la pila de tal forma que el número de alfileres que se queden prendidos en ella corresponderan con el número de pretendientes que se tendrán durante un año hasta el próximo día de San Antonio.

Tal y como decía Juan Manuel de Prada en su pregón: “¡Viva San Antonio de la Florida y sus vecinos de corazón ancho!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here