La Salamandra confía en que el Gobierno dé continuidad a su proyecto en el antiguo colegio de Fontarrón

0
fichero_46390_20190725.jpg

Las dudas del colectivo se deben a las recientes actuaciones tomadas por el consistorio capitalino contra determinados proyectos vecinales surgidos durante el mandato de Manuela Carmena, como por ejemplo la actividad que desarrollaba la asociación La Gasolinera en el distrito de Salamanca. “Al no haber encontrado respuesta a las peticiones de reunión con la actual Junta Municipal -presidida por la edil popular Almudena Maíllo-”, los miembros de La Salamandra temen lo peor. 

“Cuando La Salamandra entró en el Gil Alberdi por primera vez las aulas acumulaban polvo, el porche almacenaba basuras y restos de mobiliario escolar deteriorado y en el patio sólo había malas hierbas. Era un colegio muerto y sin ningún uso, en un barrio con muy poca oferta de ocio, y con ninguna oferta de ocio asociativo, a pesar de que en Moratalaz existen muchos colectivos, y una potente asociación de vecinos”, explican desde la organización. Dicho espacio acogía a multitud de colectivos que no disponían de sede donde poder desarrollar sus reuniones y talleres, la mayoría encaminados a ofrecer una oferta formativa, cultural y lúdica. 

Igualmente, el centro cuenta con un banco de alimentos, una ludoteca y una tienda gratis, de las que se benefician varias decenas de familias. “Y sin contar con subvenciones ni cobrar entrada, todo un milagro que se debe a la generosidad de la gente que apoya el proyecto”, subraya la plataforma a través de un comunicado. “La Salamandra -constituido como asociación desde 2018- es un claro ejemplo de sinergia, donde el conjunto ha superado con creces a la suma de las partes. Esta unión de colectivos, de actividades y servicios ha creado un espacio vecinal de encuentro y convivencia, lleno de actividades y de solidaridad, de alegría y de buen rollo que merece la pena apoyar, cuidar y mantener”, defienden.

“Creemos que el Ayuntamiento va a estar a favor de la continuidad de las actividades ya que ofrecemos actividades y servicios, sin coste alguno, que no existirían sin nosotras. La Salamandra se ha vuelto imprescindible para mucha gente del barrio y cuenta con el apoyo de cientos de personas y de todo el tejido asociativo, como ha quedado demostrado en la recogida de firmas y cartas de apoyo de los colectivos y asociaciones de Moratalaz”, apuntan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here