Un solar se convierte en un huerto urbano para “trasladar la naturaleza a la ciudad”

0
2-1.jpg

La idea surgió a principios de año de un grupo de padres del colegio Siglo XXI. Convertir un solar anexo al centro escolar, que se utiliza como aparcamiento y donde se acumulan la suciedad y las malas hierbas, en un huerto urbano con el que tanto los vecinos como los alumnos puedan disfrutar, aprender y compartir experiencias. 

Se pusieron en contacto con la Asociación de Vecinos Avance y la FRAVM (Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid), y decidieron ponerse manos a la o-bra. Meses después, la delegada de Urbanismo y Vivienda en funciones, Pilar Martínez, ha acudido a las primeras plantaciones en el terreno. 
 

Solar cedido de forma temporal
La parcela, de 2.462 m2, está calificada, según el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, como equipamiento de carácter sanitario, para albergar un futuro centro de salud. 

Mientras esto llega, se ha decidido ceder este espacio, de manera temporal y gratuita, para crear este huerto, que será gestionado por la A.V. Avance y el colegio Siglo XXI. 

Esta cesión del terreno se concede sólo para su utilización como huerto urbano. No se puede construir en él ningún edificio ni plantar árboles. 

Llegado el momento, el huerto se desmontará, “y habrá que mirar atrás y ver todo lo que se ha vivido y aprendido con esta iniciativa”, afirmó la delegada. 

Tanto Pilar Martínez como Mercedes San Ildefonso, de la A.V. Avance, quisieron dejar claro que el huerto está abierto a todos los vecinos que lo deseen, y que mientras más personas colaboren, más se enriquecerá esta experiencia. 

El acto de plantación se ensombreció durante unos minutos por la llegada de cuatro vecinos del bloque de viviendas anexo al huerto. A gritos, pedían hablar con algún representante del Ayuntamiento para exigir explicaciones sobre lo que para ellos era “un teatro”. Afirmaban que la decisión de crear un huerto en este espacio se había tomado sin tenerles en cuenta. Defendían que, como vecinos, preferían que ese terreno se destinara a un parque, algo que la propia Pilar Martínez explicó que no podía ser, por cuestiones legales. 

Ahora toca ponerse en marcha con la organización para gestionar este huerto, que pretende convertirse en un punto de encuentro entre vecinos y personas de todas las edades.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here