Así fue el extraño secuestro en un domicilio de Avenida del Mediterráneo

0
medi.jpg

Un piso de la avenida de Mediterráneo, en el distrito de Retiro, fue el escenario ayer sobre las tres de la tarde de un suceso rocambolesco que se saldó con un herido leve. Al principio la Policía sospechó que se trataba de un atraco con rehenes en una clínica dental, por lo que se montó un gran operativo.

Los hechos ocurrieron sobre las tres de la tarde cuando al menos dos personas entraron a robar en un domicilio del número 13 de la citada avenida. Cuando los ladrones entraron en la vivienda, encontraron en su interior a un hombre de 94 años de edad en una silla de ruedas y a una empleada del hogar.

Pero en ese momento llegó al piso el hijo del anciano, que sorprendió in fraganti a los ladrones, se enfrentó a ellos y consiguió frustrar el robo.

Aun así, los ladrones huyeron sin botín, pero antes golpearon al hombre -de 58 años de edad- con un objeto contundente en la cabeza. El herido tuvo que ser atendido por los sanitarios del Samur-Protección Civil por dos heridas en la cabeza y fue trasladado a una clínica privada, aunque su estado no reviste gravedad.

La empleada del domicilio tuvo que ser atendida por un psicólogo del Samur-Protección Civil por una crisis de ansiedad, mientras que los médicos comprobaron que el anciano no sufría heridas.

La consumación del robo fue impedida por el hijo de los residentes en la vivienda, según informaron fuentes de la familia. En concreto, se trata de un médico que tiene un despacho en la parte de abajo del piso y que se enfrentó a los asaltantes, lo que propició que los mismos acabaran huyendo.

El herido, el cirujano plástico Ignacio Frade, hijo del anciano, que logró hacer frente a los asaltantes. Aseguró a los medios de comunicación que “eran dos sicarios españoles y no buscaban dinero sino papeles”. “Sabemos que era lo que era lo que buscaban y vamos a interponer denuncia ante la Policía. No queremos ahora perjudicar la investigación policial”, declaró aún con el rostro ensangrentado.

Frade asegura que iban armados y que les hizo frente al ver a su padre y a la empleada de hogar retenidos. Los asaltantes le agredieron causándole las heridas. La intervención posterior de los agentes logró rescatar al médico y a su padre, pero no propició la detención de los atacantes, que lograron huir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here