Cultura y luminosidad para el nuevo pasaje subterráneo de Colón

0
2-1.jpg

Los pasadizos subterráneos de la ciudad tienen los días contados. Perdieron, en muchos ca-sos, la utilidad para la que fueron creados y se han convertido en focos de suciedad y delincuencia por su deterioro. Por todo ello, el Gobierno municipal va a emprender su transformación en equipamientos para la ciudadanía, empezando por el subterráneo de Colón.

Las obras del proyecto comenzarán en diciembre y ha sido diseñado por el arquitecto Álvaro Siza. Los 67 metros de longitud y los 12 metros de anchura acogerán un centro de Información Turística Cultural donde acceder a la oferta cultural de la capital. También será posible adquirir libros, catálogos, guías y entradas para espectáculos. Será por tanto, como anunció el propio Alberto Ruiz-Gallardón, la puerta de entrada a una de las zonas más emblemáticas de la ciudad: el Eje Prado-Recoletos.

El objetivo del proyecto es eliminar el carácter cerrado de la galería. Nada mejor para ello que crear un gran lucernario abierto a la plaza para la entrada de luz natural e iluminar una lámina de agua y un patio en la zona central del pasadizo. Además, desde el interior será posible contemplar la estatua de Colón cuando ésta presida en el centro de Colón.

La mejora de la accesibilidad será otro de los retos de las obras. Se mejorarán las cuatro entradas actuales, en especial el acceso de la calle Goya, el más frecuentado según las previsiones, donde se instalará una escalera. La entrada opuesta, en el bulevar impar de la Castellana cerca de Génova, mantendrá la escalera mecánica actual aunque eliminará la rampa para situar un ascensor con la mayor transparencia y la menor presencia posibles. El cuarto acceso, en el bulevar par de la Castellana, también lucirá un nuevo diseño.

En total, una superficie de más de 1.100 metros cuadrados con zona de recepción y atención al público, un vestíbulo central con áreas de exposición y dos zonas de proyección, una librería y zonas de control, servicios y aseos.

Los trabajos con una inversión superior a los 2 millones de euros finalizarán, según las previsiones, antes del mes mayo de 2007. Entonces una espacio oscuro y abandonado resplandecerá ante los madrileños en plena Plaza de Colón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here