El intercambiador de Felipe II podría absorber los ‘kioscos hippies’ de Goya

0
1.jpg

“Puestos verdes”, “kioskos hippies” o “hippies de Goya”. Estos son los distintos nombres que los madrileños utilizan para referirse a los dos pasillos formados por tenderetes de complementos y abalorios que habitan, desde hace más de 17 años, en uno de los lados de la Plaza de Felipe II, en Goya. Un espacio conocido por todos los vecinos de Madrid, considerado como emblemático en el distrito de Salamanca, y cuya supervivencia se cuestiona a día de hoy.

Hace unos días, saltaba la noticia de que el Ayuntamiento de la ciudad tiene pensado ampliar y remodelar el pequeño intercambiador de autobuses, que se encuentra junto a las bocas de metro de Goya, y entre las calles de Alcalá y Narváez. Esos supuestos trabajos de ampliación del intercambiador, incluirían la posibilidad de tener que  prescindir de los ‘kioscos hippies’. Y es aquí donde nace la polémica.

Es cierto que esta nueva iniciativa urbanística no es oficial, ni tiene fecha de inicio, ni se considera algo prioritario en estos momentos para el Ayuntamiento madrileño. Pero los propietarios de los puestos, que aseguran haberse enterado de la noticia por medio de la prensa, temen por lo que pueda ocurrir con ellos y su futuro.

Toda una vida
“No nos ha gustado la noticia, pero vamos a esperar a ver qué pasa”. Estas son las palabras de una de las propietarias de un kiosco, a las que se suman el resto de sus compañeros. El sentimiento de desamparo y de incertidumbre es el que se respira estos días en el pequeño espacio hippie. En cada uno de los kioscos, encontramos un cartel que, en noviembre del 2007, el Consistorio les hizo llegar a cada uno de los dueños de los puestos y dice así: “Esta autorización debe considerarse supeditada a una posible reubicación de los puestos de la zona, si se modifica la situación de las paradas de autobús”. Se rumorea que los kioscos sufrirían un cambio de ubicación, pero no desaparecerían; además, ese nuevo lugar no estaría muy lejos del actual. 

“Queremos que nos digan dónde nos llevan, porque si todo esto es verdad es un trastorno para nosotros, y cuanto antes lo sepamos mejor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here