Vecinos de Núñez de Balboa y otros barrios salen de nuevo a la calle para exigir la dimisión de Sánchez

0
Núñez Balboa dimisión Sánchez
Twitter Movimiento Barrio Salamanca (@paseamosjuntos)

Decenas de vecinos se congregaron en Núñez de Balboa y otras zonas de Madrid para pedir la dimisión de Sánchez al grito de “libertad”

La cacerolada para exigir la dimisión de Pedro Sánchez tomó nuevamente la calle Núñez de Balboa en la tarde de ayer, miércoles 13 de mayo. Sumando ya cuatro convocatorias, las soflamas de esta última manifestación se extendieron a otros barrios de la capital madrileña, como Chamartín y Aravaca. Los vecinos de éstos también salieron a la vía pública para protagonizar una sonada cacerolada pidiendo la salida del actual inquilino de La Moncloa al grito de ‘Libertad’.

Con respecto a la movilización en plena calle del distrito de Salamanca, ésta fue secundada por decenas de personas. Sin guardar la distancia social de seguridad, reclamaron la dimisión de Pedro Sánchez por su gestión contra la pandemia del coronavirus. Dicha protesta colectiva se ha repetido desde el pasado domingo, cuando las autoridades tuvieron que intervenir en la zona debido a que se incumplían los estándares de seguridad marcados por la normativa.

Y es que mientras permanezca el estado de alarma, las manifestaciones y congregaciones en espacios públicos están terminantemente prohibidos. Los agentes de la Policía Nacional acudieron al lugar después de recibir el aviso de un problema de “orden público”. Tras hablar con los manifestantes apostados en la vía pública se procedió a disolver la concentración. Para algunos presentes, la actuación de los uniformados se interpretó como una “disuasión totalitaria”.

 

Martínez-Almeida y Villacís defienden la cacerolada

De entonces a esta parte no han cejado de producirse las manifestaciones en Núñez de Balboa. Este miércoles, 13 de mayo, decenas de personas invadieron la calzada de la calle, entre las calles Ramón de la Cruz y Ayala; ataviados con banderas de España, algunas de ellas preconsitucionales, hicieron sonar cacerolas para pedir la dimisión de Sánchez al grito de “libertad”. De fondo, el himno de España. No fue hasta que las protestas empezaron a decaer cuando comenzó a detectarse cierta presencia policial.

El propio alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha defendido la cacerolada dirigida al presidente del Gobierno. “Es una medida de protesta pacífica”, sostenía el mandatario matritense; si bien ha apostillado que la celebración de estas protestas debe acogerse a “la normativa del estado de alarma”. “Parece mentira que ahora le nieguen a otros lo que ellos promovieron”, ha lanzado el primer edil a Podemos.

En términos similares se ha pronunciado la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. “Una protesta siempre será legítima cuando no contravenga la ley”, ha asegurado. La líder municipal de Cs también ha defendido la manifestación que quiere realizar Vox en el Paseo de la Castellana; no obstante, ha sugerido que sea en un medio “menos contaminante”, pues la formación que lidera Santiago Abascal la ha convocado en coche.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here