El Ayuntamiento deberá rectificar ante las multas impuestas por algunos parquímetros

0
6-1.jpg

El pasado 12 de enero, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 10 de Madrid anulaba una multa del SER, impuesta a una vecina del distrito. Tras varios años de lucha, el colectivo antiparquímetro por fin ha podido cantar victoria, aunque sólo se trate de una batalla ganada.

Al igual que esta vecina de Tetuán, Carmen García Cabello; otro madrileño de Carabanchel también recibía esta misma carta en la que se le daba la razón, acerca de la injusta sanción interpuesta por estacionar sin tarjeta ni tique. Y es que, ambas multas fueron registradas por parquímetros instalados en Madrid de forma irregular. La colocación de muchos de estos aparatos por la periferia, en la famosa ampliación del SER en 2006, no fue aprobada por el Pleno Municipal. Por lo que todas las sanciones que vinieran de estos parquímetros no eran oficialmente legales; así lo declara el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Esta ha sido la guerra que, en los últimos cuatro años, ha tenido sin descanso a los vecinos de los distritos afectados.
Y aunque, según estos, el Ayunta-miento todavía no ha devuelto el dinero de esas multas; lo cierto es que ya es una certeza que tiene que hacerlo.

La oposición opina
El PSOE, por su parte, ha tachado de “lamentable” la actuación del Ayuntamiento, y está pendiente de que se cumpla lo dictaminado por la Justicia. Y es que, el pasado 19 de febrero, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid sacaba a la luz una sentencia en la que se anulaban las zonas 4, 5 y 6 del SER; es decir, los parquímetros de los distritos de Tetuán, Fuencarral, Chamartín, Hortaleza, Arganzuela, Retiro y Carabanchel.

David Lucas, portavoz del Grupo Municipal Socialista, ha declarado que “la ampliación del SER en estas zonas no tendría que haberse establecido nunca, ya que es nula de pleno derecho, al igual que las adjudicaciones llevadas a cabo para la gestión de las mismas”.

La lucha antiparquímetros ha protagonizado numerosas concentraciones
Hace ya casi diez años de la primera vez que un grupo de madrileños salió a la calle en protesta por la llegada del SER (servicio de estacionamiento regulado) a Madrid. Este tomaba forma de parquímetro y empezó a verse por diferentes distritos: Tetuán, Hortaleza, Carabanchel… 

Desde entonces, los madrileños deberían abonar una cantidad por aparcar su vehículo en determinados lugares; así como pagar multas en caso de hacerlo de manera incorrecta. La indignación de los usuarios afectados se disparó y salió a la calle con la imaginación como un arma de protesta. Crearon la figura de Ruiz-Vampirón, una caricatura de cartón de nuestro alcalde;  posaron desnudos en un calendario; parodiaron el problema de la existencia de ratones cuando el Ayuntamiento se trasladó al Palacio de Correos; pintaron las líneas del asfalto de rosa y hasta se encerraron en una Junta de Distrito. Hoy, tanta entrega ha empezado a dar resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here