Desmantelada una tienda con 200 animales exóticos y venenosos

0

La Guardia Civil ha intervenido 200 animales exóticos, venenosos y en peligro de extinción, como tarántulas, escorpiones y serpientes, en una tienda de Torrijos (Toledo). A través de dicho establecimiento se realizaban envíos sin cumplir las medidas de seguridad y sanitarias preceptivas.

Se trata de una operación llevada a cabo por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA). Los agentes han localizado este punto de venta que no cumplía la normativa vigente y en el que se almacenaban más de 1.000 ejemplares. Entre ellos, en la tienda se encontraron los 200 animales venenosos incautados eran considerados potencialmente peligrosos, informa la Guardia Civil.

La operación comenzó a finales del pasado mes de septiembre. Entonces, efectivos del SEPRONA intervinieron en un piso en Madrid varios escorpiones entre los que se encontraba un ejemplar de una especie asiática cuya picadura es muy peligrosa y necesita de antídoto.

Tras este hallazgo, los agentes se centraron en descubrir de dónde procedían dichos animales y acabaron localizando la tienda. En la misma se realizaron dos inspecciones en octubre, en coordinación con las autoridades autonómicas de Madrid y Castilla-La Mancha. Durante la actuación se descubrió que su propietario albergaba miles de ejemplares especialmente artrópodos, arácnidos y serpientes. Muchos de los animales estaban catalogados como especies potencialmente peligrosas o en peligro de extinción. Asimismo, están incluidos en el Convenio Internacional de Especies Amenazadas (CITES).

El propietario del local, que alegó que dichos animales pertenecían a una colección privada, enviaba animales a través de una empresa de paquetearía postal sin presentar la documentación y las medidas sanitarias que se exigen para este tipo de transporte. Entre los animales intervenidos se encuentran tarántulas, escorpiones, serpientes, varanos, un cocodrilo y tortugas.

 

Maltrato animal

La Guardia Civil recuerda que está prohibido el envío de animales por paquetería postal salvo autorización especial. Puede considerarse maltrato ya que los animales pueden morir asfixiados, además de que supone un grave riesgo para la salud de los trabajadores que intervienen en el proceso del traslado, así como para el medio ambiente.

La investigación ha sido dirigida por el SEPRONA en colaboración con expertos de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, la Consejería de Agricultura de Aguas y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha y personal del pabellón de venenos de Faunia en Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here