Almeida lamenta que parte de la afición del Rayo sea “intolerante y radical”

Almeida lamenta que parte de la afición del Rayo Vallecano sea "intolerante y radical", a tenor de los insultos al delantero del albacete

0
Almeida afición Rayo
Alcalde José Luis Martínez-Almeida

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha lamentado este lunes que haya una parte de la afición del Rayo que tiene unos comportamientos “absolutamente intolerables y radicales”.

Las declaraciones del primer edil se pronuncian a colación de la suspensión este domingo, 15 de diciembre, del encuentro entre el Rayo y el Albacete, por los insultos que recibió el futbolista ucraniano Roman Zozulya. El partido quedó suspendido al descanso debido a los cánticos de una parte de la afición del partido madrileño contra el delantero del conjunto manchego; a quien increparon al grito de ‘puto nazi’.

“Mi opinión es que la violencia ni física ni verbal cabe en los campos de fútbol, y por cierto, parece mentira que precisamente sólo cantaran quienes se dicen defender la tolerancia, la diversidad, la democracia, la libertad de expresión”, ha afeado este lunes el regidor en declaraciones a los periodistas.

Almeida ha señalado que “desgraciadamente hay una parte de la afición del Rayo que tiene unos comportamientos absolutamente intolerables y radicales”. En esta línea, ha apostillado que “pretenden garantizar la diversidad y la convivencia y precisamente lo que hacen es lo contrario”.

“Condeno total y absolutamente los episodios de violencia física y verbal que se producen en el mundo del fútbol”. En relación al incidente del Rayo, Martínez-Almeida ha aseverado que “esos cuatro, cinco, seis, los que sean, no representan a la afición rayista no representan a la afición de un equipo tan señero para la ciudad de Madrid”.

Historia que viene de lejos

La historia de Zozulya con el Rayo se remonta a enero de 2017, cuando el ucraniano llegó cedido por el Betis. Unos días después de anunciarse su incorporación se marchó de regreso a Sevilla sin debutar ni entrenarse con sus nuevos compañeros. La razón no fue otra que el rechazo que mostró la afición vallecana por él, al que le acusaron de “filiación nazi”.

Esa supuesta ideología del jugador fue objeto de insultos durante el partido contra el Albacete desde el principio. Los pitos desembocaron en insultos. Al final el cántico “Román Zozulya, puto nazi” provocó que el árbitro, López Toca, entrara al vestuario para suspender el partido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here