La última jornada de protestas en Vallecas transcurre con cierta tranquilidad

0
fichero_44739_20190320 (1).jpg

La plaza del Tío Raimundo acogió una nueva concentración vecinal por la muerte de Paco, el sexagenario que falleció el pasado domingo apuñalado supuestamente por un miembro de un clan gitano del barrio vallecano de Entrevías. Después de varias jornadas marcadas por la quema y destrozo de los vehículos de los familiares del presunto autor del asesinato -quien continúa en paradero desconocido-, la tarde de ayer estuvo marcada por una movilización pacífica y controlada, situación a la que contribuyó el amplio operativo policial dispuesto en la zona. 

Más de dos centenares de personas se reunieron por tercer día consecutivo frente a la casa del supuesto asesino, exigiendo una vez más que los cercanos a éste abandonasen el barrio de Puente de Vallecas. Más de una docena de furgonetas de los antidisturbios se apostaron en la plaza del Tío Raimundo y en sus aledaños para evitar que los manifestantes accediesen a la citada vivienda. El operativo contó también con un helicóptero de la Policía que sobrevoló la zona; igualmente, efectivos de la Brigada de Información identificaron a varias personas. 

Vallecas escuchó nuevamente soflamas como Asesinos, asesinos, hijos de puta”, “Fuera del barrio”, “Fuera el clan”, “No es racismo, es asesinato’ o “Paco somos todos”. Por su parte, los allegados del sexagenario apuñalado, agradecieron el apoyo que han recibido por parte del vecindario, si bien han querido hacer un llamamiento a la “tranquilidad y la calma, con la aspiración de volver a la normalidad, en la media de lo posible, respetando el dolor por la pérdida de un ser tan querido”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here