Estafan a un octogenario 3.000 euros con el timo del tocomocho

0
policia_nacional.jpg

Un hombre de 84 años de edad, residente en el madrileño distrito de Vicálvaro, fue víctima del timo del tocomocho -consistente en vender un bono aparentemente premiado- y con el que perdió 3.000 euros. Los hechos ocurrieron a principios del mes de mayo, sobre las 11:30 horas: el octogenario estaba sentado en un banco ubicado en un parque de la calle Jardines de la Paz cuando un individuo de unos 70 años, con acento gallego, se le acercó, preguntándole si podía sentarse con él. Con modales cordiales y educados, el truhán, de complexión fuerte, pelo -o peluca- de color negro, comenzó a granjearse la confianza del vecino mientras conversaban. 

En un momento dado, el varón le comenta al octogenario que cuenta con un boleto de lotería premiado con 30.000 euros y que “el cura de su pueblo andaba detrás de él para aprovecharse debido a que éste no sabe ni leer ni escribir”, según relató los hechos en comisaría la víctima, a cuya denuncia ha tenido acceso El Distrito. A continuación, un segundo hombre -de alrededor 40 años-, que en el argot policial se conoce como ‘el gancho’, se aproxima a los sentados en el banco; el estafador aposentado anima al otro a que se sume a charlar con ellos. Es entonces cuando ‘el gancho’ le hace creer a la víctima que en efecto el boleto está premiado. 

Acto seguido, el individuo con acento gallego le ofrece la papeleta de 30.000 euros a cambio de 3.000 euros, a lo que accede el denunciante, quien comunica a los varones que tiene que pasar por casa para coger la cartilla para poder sacar dinero; minutos antes, ‘el gancho’ le había informado, falsamente, al octogenario que trabajaba para una entidad bancaria, ayudándole a extraer el dinero. 

Con la cartilla en la mano y sin sospechar que todo se trataba de una argucia, la víctima se sube al coche de los estafadores -de color azul oscuro- para que éstos le lleven a una sucursal. En la primera sede a la que acudieron, el hombre que entró en acción en segundo lugar engaña al anciano con un paquete en cuyo interior supuestamente había 4.000 euros, explicándole que los había sacado de la entidad bancaria pero que él debía acudir a otra oficina de Bankia. 

Los dos timadores y la víctima acuden a la sucursal de dicha entidad bancaria ubicada en la calle Alcalá 348. Allí, el octogenario extrae 3.000 euros de su cuenta y se los entrega a los estafadores, quienes estaban esperando en el vehículo. Uno de éstos le indica al denunciante que se estaba empezando a encontrar mal y que si por favor podía acudir a un establecimiento a cogerle un bocadillo y una botella de agua, petición a la que accede el vecino vicalvareño. A su vuelta al coche, los estafadores ya habían huido del lugar.

”Se quedó en números rojos y no pudo pagar siquiera el recibo de la comunidad de propietarios”, explicaba a este medio el hijo de la víctima, quien recordaba haber leído en El Distrito que en el mes de febrero se había producido otro timo mediante el tocomocho. Y así es: a una mujer, también de avanzada edad y vicalvareña, le estafaron otros 3.000 euros valiéndose los delincuentes de la misma jugarreta; es más, el detalle del acento gallego que presentaba uno de los truhanes también estaba presente en la denuncia que interpuso esta última víctima en comisaría. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here