Varios robos en una semana inquietan a los asiduos del mercadillo

0
10.jpg

Aprovechan las aglomeraciones para actuar. De manera precisa, rápida e imperceptible se apropian de carteras, monederos, móviles y otros objetos de valor. Son los carteristas y sus víctimas se cuentan por millares en las principales zonas turísticas, pero también en los mercadillos ambulantes de la ciudad. El de Vicálvaro no es menos y, pese a encontrarse a escasos metros de la Unidad Integral de Policía Municipal, sigue sufriendo el azote de estos expertos amigos de lo ajeno. 

La última víctima, Mª Teresa, de 68 años y vecina del distrito. Como cada jueves se acercó hasta el recinto ferial para hacer la compra de la semana. Le acompañaban su marido y una amiga. Visitó varios puestos y cuando fue a pagar en el último de ellos observó que su bolso estaba abierto. “Busqué y busqué pero el monedero no estaba, me lo habían quitado”. La mujer se echó a llorar, “no llevaba mucho dinero, unos 50 euros y lo que costara el monedero, que era de marca; pero lo peor son los recuerdos que pierdes como las fotos de mis nietos y el trastorno que te ocasionan”, afirma esta vecina que tan sólo una semana antes sufrió otro hurto, esta vez del teléfono móvil, en la misma zona.

Pese a que este tipo de delitos son bastante frecuentes, la Policía Municipal poco puede hacer para evitarlos. Así se lo aseguraron a la propia víctima cuando acudió a la Unidad a denunciar lo sucedido. “Me dijeron que saben quiénes son, pero que, al considerarse un hurto menor no tiene castigo”. Al parecer, se trata de varias mujeres que aprovechan la distracción de los compradores para apropiarse de sus objetos de valor, con una pericia que despista a los propios agentes. “Siempre hay dos coches patrullando por la zona, pero los robos se siguen produciendo”, afirma un vecino. Por ello, los  habituales de este mercadillo toman sus propias medidas: “Yo bajo siempre a comprar con un bolso pequeño debajo del abrigo, por seguridad”, afirma Carmen. “Procuro llevar encima sólo el dinero necesario”, asegura Fermín. “Siempre que tropiezo con alguien compruebo si el monedero sigue en su lugar”, explica, Nati. Medidas caseras pero efectivas que sirven para evitar disgustos.

Desde la Junta Municipal aseguran que este tipo de delitos son, en efecto, muy comunes. Pese a todo, afirman no tener constancia de un incremento notable de los mismos en los últimos meses.

Por su parte, la Policía Municipal no ha querido facilitar dato alguno al respecto pero, según se extrae de la última campaña de verano, “en 5 años la Ciudad de Madrid ha experimentado un aumento considerable de la eficacia policial que contribuye a que la capital esté hoy mucho mejor preparada para combatir la delincuencia”. 

Pese a todo, los vecinos prefieren no confiarse y se preguntan si la crisis económica que atraviesa el país pasará factura provocando un aumento considerable de este tipo de delitos. Por ello, piden a la Policía una mayor implicación que pase por informar a los ciudadanos de la situación, a través de jornadas o folletos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here