Un vertido de aguas fecales pone en peligro a 60 niños del CEIP Valdebernardo

0
arenero.JPG

Lo que parecían unas simples tareas de mantenimiento en el colegio de infantil y primaria de Valdebernardo derivaron en un vertido de aguas fecales. El tiempo en que se tardó en reparar la avería fue una de las cuestiones planteadas por el grupo municipal socialista en el último Pleno del distrito.

El pasado 3 de octubre, trabajadores del CEIP Valdebernardo detectaron un atasco en la red de saneamiento del centro. Al día siguiente, acudieron unos operarios y ante la imposibilidad de resolver el atranque, aplazaron al día 7 su reparación. Ese día, con la ayuda de un camión se solventó, sin embargo, durante los trabajos se produjo la rotura de una arqueta, lo que provocó un vertido de aguas fecales en un espacio de 20 metros de un arenero de 600 metros del patio del área infantil. Se retiró parte de la arena y se valló la zona afectada para que los alumnos no accedieran a ella. Según la Junta Municipal, el centro escolar tuvo que esperar una semana para que quedara reparada la avería. Por el contrario, el jefe de estudios mantiene que fueron 20 días lo que tardaron.

La directora del AMPA informó en una circular a los padres sobre la situación, quienes se alarmaron tras tener conocimiento del vertido y vieron como tan solo unas cintas, pretendían impedir a 60 niños de 4 y 5 años acceder al lugar. El portavoz socialista, Luis Alonso Mancera, afirmó en la sesión plenaria que “los niños lo podían haber atravesado”. Además, “no es de recibo que se tarden siete días o más”, según Mancera, quien añadió “que esto significa que la empresa de mantenimiento no ofrece un servicio eficiente”.

La concejal presidenta, Carmen Torralba, consideró “injustificada” la alarma, porque mantiene que los servicios sanitarios del distrito hicieron un análisis, después del 30 de octubre, que constató que la arena no estaba contaminada “en ningún momento”. Mancera denunció que “15 días después de que ese análisis pudiera salir positivo, ya había niños de 4 y 5 años expuestos, se tenía que haber arreglado al día siguiente”, aunque Torralba insistió en que la zona se delimitó.

La dirección del centro escolar comunicó la avería el mismo día y lo que sí es cierto es que la reparación se hizo esperar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here