Vicalchef, mucho más que un taller de cocina

0

Mañana miércoles, 15 de junio, un grupo de adolescentes de entre 12 y 17 años, procedentes de Vicálvaro, Puente de Vallecas y Villa de Vallecas, se sumergirán en el mundo de los fogones. Será de 17 a 20 horas.

Lo vienen haciendo desde el pasado mes de noviembre en el espacio socioeducativo La casita de Vicálvaro. El taller se llama Vicalchef y está impartido por tres educadores del programa municipal ASPA (Apoyo Socioeducativo y Prelaboral para Adolescentes). Durante tres horas el alumnado aprende desde normas básicas de higiene, conservación y manipulación de alimentos, hasta técnicas creativas para desarrollar platos tradicionales y vanguardistas. Dos recetas por sesión, una dulce y una salada, que luego se degustarán al final de la clase.

Pero los objetivos de Vicalchef trascienden al aprendizaje gastronómico. Fomentan el trabajo en equipo, la cohesión grupal y los hábitos de alimentación saludables, al tiempo que ofrece un espacio de ocio alternativo y participativo, desde una perspectiva multicultural e igualitaria.

Por eso, durante este taller semanal, se favorecen las habilidades de comunicación e interacción social, se desarrolla la creatividad y se fomenta aprendizaje y la autonomía de los adolescentes para una tarea indispensable de cara a la vida adulta como es cocinar y comer de manera saludable. Sin olvidar, además, su potencial como futura salida laboral.

Formación, prevención y apoyo prelaboral
 

El programa ASPA reúne un conjunto de actuaciones educativas, formativas, de atención psicológica, prevención de la violencia y de apoyo prelaboral, tendentes a compensar los déficits personales, familiares y sociales de adolescentes y jóvenes que se encuentran en situación de riesgo o conflicto social.

Les proporciona atención especializada en su etapa previa a la mayoría de edad, y a aquellos otros cuyas circunstancias familiares y sociales son altamente carenciales, lo que les coloca en una situación de riesgo social y de exclusión al alcanzar la edad adulta. Esa intervención se realiza tanto en los lugares de entorno cotidiano (domicilio familiar, centros educativos o equipamientos culturales, deportivos o de ocio), como en cada uno de los cinco centros de referencia con los que cuenta el programa.

Se articula en tres proyectos diferenciados: apoyo socioeducativo, prevención temprana de situaciones de violencia y apoyo prelaboral. El primero está dirigido a adolescentes de 12 a 18 años en situación de desprotección social, así como a sus familias, al presentar éstas graves dificultades en el ejercicio de sus funciones parentales, comprometiendo el adecuado desarrollo del adolescente. Cerca del 25 % de los más de 2800 jóvenes atendidos el pasado año lo fueron dentro de este programa.

El segundo, prevención temprana de situaciones de violencia, está destinado a adolescentes de 12 a 18 años que, individualmente o a través de su integración en grupos organizados, protagonicen actos de violencia hacia sus iguales, sus adultos de referencia u otros miembros de la sociedad, o alteran de manera grave las pautas de convivencia. También se incluye a las familias, tanto de los participantes en el proyecto como a aquellas que solicitan asesoramiento ante la sospecha de que su hijo pueda incluirse en ese perfil. Es el que mantiene unas cifras de atención menores, un 3 % del total de atenciones en 2015.

Finalmente, el proyecto de apoyo prelaboral se enfoca a jóvenes de entre 16 y 21 años que por factores personales, familiares y sociales hayan abandonado procesos previos de inserción social y escolar. Además estos jóvenes deben encontrarse en situaciones de riesgo de exclusión social, necesitando una intervención integral previa a su incorporación al mercado laboral. De los tres es el que lidera el número de personas atendidas con un 72 por ciento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here