Endoscopia de columna, una técnica ultramínimamente invasiva

0
endoscopia columna

El tratamiento de endoscopia de columna está indicado tanto para hernias discales como para estenosis de canal

La endoscopia de columna es una innovadora técnica ultramínimamente invasiva para el tratamiento de patologías como la hernia discal y la estenosis de canal, a través de un abordaje que requiere una incisión de alrededor de 3 mm en la piel.

Consiste en la exploración del canal espinal mediante una óptica de alta definición que aporta una fuente de luz. Consta fundamentalmente de una cámara endoscópica con un sistema óptico canalizado conectado a una pantalla televisiva de alta definición.

Se trata de una técnica quirúrgica que no ha parado de evolucionar durante los últimos 20 años, creándose nuevos métodos y accesos quirúrgicos para abordar la columna vertebral.

Tal y como destaca el Dr. Ghassan Elgeadi, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Quirónsalud San José, la endoscopia de columna ofrece las siguientes ventajas para el paciente:

  • Mínima agresión de los tejidos y rápida recuperación tras la cirugía.
  • Visión de alta definición que no se puede obtener a simple vista o con microscopio.
  • La incisión en la piel es de alrededor de 3 milímetros.
  • Disminuye el dolor postoperatorio, reduce la hospitalización -la salida del hospital es casi inmediata tras la intervención- y disminuye también el riesgo de complicaciones.
  • Permite el tratamiento de patologías tanto en el canal espinal como en el foraminal-extraforaminal.
  • Menor riesgo de complicaciones degenerativas y de inestabilidad vertebral que puedan requerir cirugías más agresivas como la artrodesis intersomática (tornillos y barras).
  • Disminuye el sangrado en comparación con la cirugía abierta o la microdisectomía.
  • Menor riesgo de infecciones gracias a la mínima incisión que se realiza.

 

Buenos resultados

En cuanto a los resultados de esta técnica, los estudiados a corto y medio plazo son muy buenos, sin requerir revisiones o nuevas cirugías por complicaciones.

Simplemente se suele hacer control en consulta en los primeros 15 días tras la cirugía y al mes, y si se ha realizado implantación de células madre -en ocasiones se puede implantar células madre en el disco intervertebral dañado para estudiar su mejora clínica y su prevención en la degeneración evolutiva de la columna-, las revisiones son anuales para ver la evolución de mejoría del disco con una resonancia magnética.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here