Carlos Segura: “La Ley Celaá es ideológica, solo busca satanizar la educación concertada”

0
Carlos Segura: “La Ley Celaá es ideológica, solo busca satanizar la educación concertada”

El presidente del Partido Popular (PP) del distrito Centro, Carlos Segura, habló de la polémica Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE), mejor conocida como la ‘Ley Celaá’.

En entrevista concedida a El Distrito, Segura se refirió también a otros problemas que afectan considerablemente a ese sector, como la ‘okupación’ ilegal o los tablaos que han tenido que cerrar sus puertas debido a la pandemia provocada por el Covid-19.

¿En qué consistió la actividad llevada a cabo contra la ‘Ley Celaá’?

Estuvimos recogiendo firmas contra la ‘Ley Celaá’, porque aquí tenemos 366.000 alumnos de la concertada que, ahora con esto, posiblemente desaparezcan en un futuro. Esto quiere decir que los padres de estos chicos tendrán que resignarse a llevarlos adonde les digan.

En Madrid siempre ha sido de libre elección tanto el médico, como el hospital o el centro de salud, y el colegio. Hay gente que de repente vive en el municipio de Madrid, pero lleva a sus hijos a un colegio de Boadilla porque trabaja allí, y eso es algo que con la Ley Celaá va a desaparecer. Hay otra gente a la que le hace ilusión que sus hijos estudien en el mismo colegio que estudiaron ellos, así les quede lejos de casa.

Y luego está el tema de la educación especial. Aquí en Madrid hay 5.600 niños con otras capacidades, ¿qué va a pasar con ellos? La ministra Celaá debería ir a ver esos centros y luego reescribir la ley, porque detrás de la escuela concertada no hay un elitismo como dicen ella, la izquierda y los de las camisetas verdes. A todos ellos los invito a cualquier colegio concertado del distrito, para que se enteren de la labor que hacen.

Hay colegios concertados en los que se reparten hasta 100 bolsas de comida a la semana. Por ello, el PP del distrito Centro ya ha recogido más de 1.600 firmas contra la ideológica ‘Ley Celaá’, que no busca defender la educación pública española, que es muy buena, sino acabar con la concertada.

También recogieron firmas contra la ‘okupación’ ilegal, ¿cómo estuvo esa actividad?

Recogimos más de mil firmas en el distrito Centro para endurecer las penas contra la ‘okupación’ ilegal, y la verdad que la acogida de la gente en zonas como Tirso de Molina o Lavapiés fue muy buena.

Hago mención a esas zonas en específico porque son dos de los focos que más sufren la ‘narco-okupación’ y, si bien es cierto que desde que llegó el Partido Popular este problema ha ido decreciendo, lamentablemente siguen habiendo puntos.

Por ello, esta es una de las medidas que el presidente del PP, Pablo Casado, quiere llevar al Congreso de los Diputados, para que dichas penas se incluyan en la Ley y la ‘okupación’ no sea un regalo ni un comodín para toda la vida, sino que el casero tenga un tiempo en el que pueda expulsar al ‘okupa’.

Una vez recolectadas estas firmas, ¿cuál es el objetivo?

El objetivo es que se nos escuche, que se escuche la voz de los ciudadanos en el Congreso de los Diputados a través del Partido Popular, y que tanto Pedro Sánchez, como Pablo Iglesias, que defiende la ‘okupación’; o Íñigo Errrejón, que muchos de sus compañeros han sido ‘okupas’ del Patio Maravillas; sepan que el ciudadano quiere vivir tranquilo, no quiere tener miedo de que un día se vaya de vacaciones o de visita a ver a su madre a Albacete, y que de vuelta se dé cuenta de que alguien le pegó una patada a la puerta y no le pueda sacar de inmediato, porque primero tiene que hacer una serie de trámites.

¿Qué tanto afecta este grave problema a los vecinos?

Hemos sabido de muchos casos concretos, como por ejemplo el de una persona cuya vivienda está debajo de la casa de uno de los tantos inmigrantes ilegales denominados como ‘pateras’; y justo arriba de un ‘narcopiso’, lo cual obviamente crea un conflicto de convivencia en la comunidad de propietarios y, además, genera grandes problemas de inseguridad.

Esta persona ha padecido que a las 3:00 de la mañana le toquen el timbre porque se han equivocado los que van a comprar droga, y son casos reales, que hemos podido constatar que existen.

En barrios como Malasaña ha aumentado la ‘okupación’ debido a la presión que se ejerció en su momento en Cañada Real. Desde entonces estos poblados de la droga han ido buscando pisos en la zona Centro, aunque con el Covid-19 se han podido erradicar algunos ‘narcopisos’ en el barrio de Cortes.

Lo más curioso es que exista un centro de enseñanza de ‘okupación’ que se llama La Quimera, ubicado en la plaza Nelson Mandela. Allí enseñan desde cómo ‘okupar’ una casa, hasta todos los trámites que hay que hacer hasta el momento en el que llega la Policía, pues hay veces en las que los propios ‘okupas’ son quienes la llaman para que vean que están ahí y así se acelere todo el proceso.

Luego también enseñan cómo conectarse ilegalmente a la luz, con el peligro que conlleva hacerlo, y encima todo esto lo hacen con un librito que venden a 1,50€, que llaman ‘el manual del okupa’.

¿Qué fue lo que pasó con las asociaciones del Mercado de San Fernando?

Las asociaciones Kifkif, Triángulo Joven y Refugiados Sin Fronteras de Venezuela se han juntado para hacer una labor social muy importante en el distrito, por lo que la dirección del Mercado de San Fernando les dio un local.

Este grupo de asociaciones entrega unas 200 comidas al día a las personas más necesitadas, con lo que ya acumulan más de 8.600 comidas donadas en lo que va de pandemia.

Además, prestan apoyo psicológico a una buena cantidad de personas y reconducen a quienes necesiten de los Servicios Sociales.

La verdad, llevan todo este tema con un control fantástico, por lo que el PP les brinda todo su apoyo ante la arremetida de Más Madrid en el pasado Pleno del Distrito Centro.

Para entender este conflicto quizás hay que hacer una cronología de lo que era antes ese mercado, y de lo que el Gobierno del PP y Ciudadanos está haciendo para recuperarlo.

Anteriormente el Mercado de San Fernando estaba dirigido por un vocal vecino de Más Madrid, algo que de por sí ya comprendía una incompatibilidad, pues no se puede tener una concesión del Ayuntamiento y además ser vocal vecino.

El hecho es que ese espacio se estaba utilizando para todas sus historias y movidas ideológicas, y ahora quieren meter a unas asociaciones que actualmente están en el local de Izquierda Unida, en la calle de Olmo, 20, unas asociaciones que yo califico de nómadas porque, si bien hacen una buena labor en el distrito, han ido saltando por las distintas asociaciones, desde la A hasta la D.

Y cabe destacar que a Más Madrid se le olvidó decir una cosa, y es que esta gente que está en Olmo, 20, puede dar comida gracias a la Fundación Madrina, una organización que defiende la vida y no el aborto.

Lo que condenamos es que quieran sacar a unas asociaciones de un lugar, para meter a otras que sí, también hacen una buena labor, pero lo hacen a cambio de vender su ideología.

¿Cómo han apoyado a los tablaos que cerraron por la pandemia?

Entre los principales tablaos del distrito Centro que han cerrado por la pandemia figuran Casa Patas, El Burladero y Café de Chinitas, debido a que la gran mayoría de su público eran turistas. Es una pena que esto haya pasado, y esperamos que el cierre sea momentáneo.

Es por ello que el Ayuntamiento, desde el Área de Cultura, ha subvencionado a los que han soportado la vorágine del Covid-19, como por ejemplo Torres Bermejas y otros que se han podido mantener.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here