‘Cien hidalgos clave en la historia de España’, una obra de José Manuel Huidobro que rescata la “incalculable importancia” de estos personajes

0
'Cien hidalgos clave en la historia de España', una obra de José Manuel Huidobro que rescata la

El estado noble que muchos asocian solo a Títulos del Reino, tiene mucho que ver en realidad con los hidalgos, personajes que se han ido olvidando a lo largo de la historia pese a formar parte importante del desarrollo de España.

Por ello, el Doctor en Derecho y vocal de la Real Asociación de Hidalgos en España, José Manuel Huidobro Moya, ha escrito un libro titulado ‘Cien hidalgos clave en la historia de España’, con el que busca no solo rescatar la obra de estos ilustres individuos, sino también desmontar algunos mitos que, a día de hoy, todavía giran en torno a ellos.

Se trata del libro número 65 escrito por Huidobro, quien además de ser experto en materia heráldica y nobiliaria, también acumula más de 30 años de experiencia en el sector de las Telecomunicaciones, al que ha dedicado por cierto la mayoría de sus publicaciones.

En entrevista concedida a El Distrito, el autor explica que la hidalguía representa a un cúmulo de numerosos hombres y mujeres, cuyas vidas nos hablan de los valores imperantes en la sociedad de cada tiempo.

¿Por qué escribió este libro y a qué se debe el nombre que escogió?

Durante los últimos años estaba preparando una tesis doctoral dedicada a lo que es la nobleza no titulada y su influencia en España. De allí surgió la idea de hacer un trabajo un poco más figurativo para dar a conocer una serie de personajes, todos ellos hidalgos, de una forma más sencilla, no tan académica.

El título se debe a algo más comercial, obviamente hay más de cien hidalgos clave en la historia de España, pero este libro ahonda en la historia de 100 que considero muy importantes.

Para poner en contexto a la gente que quizás no lo sepa, ¿qué es un hidalgo y cómo obtenían su condición?

El hidalgo o la hidalguía es sinónimo de nobleza. Esto viene de la época de la reconquista, cuando ciertas personas del norte de España, en lo que hoy es Asturias o Cantabria, empezaron a sumar méritos que luego obtuvieron esa condición de hidalgos, concedida por el Rey o el gobernador principal de turno.

Esta condición venía siendo casi jurídica, y les otorgaba una serie de beneficios y privilegios. Decía Alfonso ‘El Sabio’ que la hidalguía es nobleza y le viene a los hombres por sangre.

Es una nobleza hereditaria y se va transmitiendo de padres a hijos, a diferencia de la nobleza titulada, como los condes, marqueses y duques. También se conocía a la hidalguía como la baja nobleza, o la nobleza hereditaria.

¿Entonces había varios tipos de hidalgos?

Efectivamente. La hidalguía tiene más de 10 siglos de existencia, por ende tiene varios tipos. Originalmente está la hidalguía hereditaria. De hecho, los primeros hidalgos no saben cuándo surgió ese tema. Es decir, no hay algún documento que los certificara como tal.

Luego empezaron a aparecer los hidalgos de privilegio, que eran los que no heredaban la condición, sino que se las otorgaba el Rey por algún servicio especial.

Incluso había quienes compraban dicho privilegio aportando algún dinero a la corona, pero sin prestar algún servicio extraordinario.

Dentro de los tipos de hidalgos figuraban también los de gotera, que eran hidalgos solo en sus pueblos; o los hidalgos de bragueta, que eran aquellos que tenían seis o siete hijos varones y, en su mayoría, iban todos a la guerra.

Luego había otros muy curiosos, como los hidalgos por devengar 500 sueldos, entre otras categorías. Pero los principales eran los mencionados anteriormente.

Históricamente se decía que los hidalgos eran ociosos, pero usted desmonta esa teoría, ¿en qué se basa para ello?

Uno de los objetivos del libro es desmontar los tópicos que aún hoy siguen existiendo, y uno de ellos es precisamente ese que califica a los hidalgos de ociosos, lo cual no es cierto.

En cuanto a su condición económica, pues había unos pobres y otros ricos. Estos últimos solían tener tierras y propiedades, por lo que vivían de las rentas, pero en aquel entonces el 90% de la población del norte era hidalga, y no había otra manera de subsistir que trabajando.

Había hidalgos que trabajaban en esas tierras, otros cuidaban el ganado, algunos eran zapateros o tenían una herrería, en fin… ejercían cualquier otro oficio.

Durante la literatura del Siglo de Oro de alguna manera se ridiculizó a la figura del hidalgo, incluso con Don Quijote, quien termina siendo un estereotipo de ese tipo de hidalgo que no es cierto. Más bien la hidalguía era totalmente compatible con el ejercicio de un oficio.

Una fuente muy importante que cito en el libro son las ejecutorias de hidalguía. Cuando un hidalgo vivía en su pueblo o en su ciudad, los vecinos le reconocían como tal. Pero si ese hidalgo se mudaba a otro lugar, perdía dicha condición, por lo que el Concejo de esa ciudad lo que hacía era litigar, y entonces el hidalgo iba a un juicio para demostrar que sí lo era. Esto le permitía, por ejemplo, quedar exento de pagar impuestos.

De allí salen todos estos archivos que aún se conservan en Valladolid o en Granada, y que sirven de base para esta publicación, entre otras cosas.

En resumen, ¿qué tan importantes son los hidalgos en la historia de España y por qué?

En los Siglos XVII y XVIII cerca del 8 o el 10% de la población española era hidalga. Es decir, era una población bastante grande. Se estima que llegó a haber entre 700.000 y 800.000 hidalgos en España durante el Siglo XVIII.

Hoy en día no se sabe cuántos hay porque no existen los padrones de hidalgos, pero si se estableciera algún tipo de censo, seguramente habría unas dos millones de personas con esa condición.

Por tanto, su importancia es incalculable. En el libro hablo de hidalgos militares, conquistadores, exploradores, políticos, religiosos, literatos, científicos, artistas y un largo etcétera de profesiones que han sido muy relevantes para España.

Durante la investigación logré identificar a unos 1.100 hidalgos con nombres y apellidos, fecha de nacimiento y lugar de origen, y de allí elegí cien para hacerles una breve biografía de dos o tres páginas.

Por ello el libro se llama ‘Cien hidalgos clave en la historia de España’, pero no solo recoge a estos 100, también dedica varios capítulos a otros que fueron muy destacados.

En resumidas cuentas, podría afirmar casi con total seguridad que durante la Edad Media y la Edad Moderna, el 90% de las personas que ocupaban un lugar destacado, eran hidalgos.

De hecho, como ya dije, no se han extinguido, solo que en la actualidad es una condición meramente honorífica, no tienen ningún tipo de privilegios.

Los hidalgos provenían de familias de una clase media-alta, por ende recibieron una buena educación para aquel entonces. La mayoría de ellos sabía leer y escribir, razón por la cual casi siempre terminaban accediendo a la administración pública o a los altos cargos de cualquier oficio o profesión.

En ese sentido, fueron fundamentales tanto para el desarrollo de España, como para la conquista y colonización del nuevo mundo.

Dicho esto, queda claro por qué los españoles o los ciudadanos que quieran entender el desarrollo del país, deberían leer este libro…

Más que todo, porque muchos de estos personajes están en el olvido. Yo con esta obra he querido rescatar la importancia que tuvieron y reconocerles los méritos que han coleccionado a lo largo de la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here