inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 23 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
22/05/2014 - Alejandro Melgares de Aguilar Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos0,0 puntos   79 votos
El actor Javier Gutiérrez durante la entrevista.
El actor Javier Gutiérrez durante la entrevista.
El actor Javier Gutiérrez durante la entrevista.
Javier Gutiérrez: "Cuando dicen que estoy de moda no lo creo y me pone muy nervioso"
EL DISTRITO habla con el protagonista de la obra de teatro 'Los Mácbez'

Javier Gutiérrez (Luanco, 1971) ha interpretado múltiples personajes en el cine  y desde 2009 participa en la serie de TVE ‘Águila Roja’ interpretando el papel de ‘Sátur’. Hasta el 15 de junio interpreta a 'Mácbez’ en el teatro María Guerrero. Una adaptación de uno de los textos más conocidos de Shakespeare, adaptado por el autor y dramaturgo Juan Cavestany.

Se han representado muchos Macbeth en teatro, pero este acabado en Z, ¿qué diferencia hay en esta obra con preparar un clásico?

Creo que ninguna, porque el personaje es básicamente el mismo. La obra es más contemporánea pero no dista del original de Shakespeare. En este caso lo que mueve al personaje es idéntico: ambición y sed de poder. En ese sentido, da igual que sea de Cavestany o Shakespeare, tanto monta, monta tanto.

¿Cómo definirías a tu personaje?

Desmadrado, a quien las circunstancias le superan a cada paso.

¿Mácbez se ve abocado desde el inicio a su trágico final?

Entra en una espiral de violencia que le arrastra y no es consciente hasta más tarde dónde se ha metido. Carga con una culpa sin haber asesinado a nadie y planea el mal fario que realmente existe. Es tremendo lo que le ocurre a partir de la profecía de las meigas.

Que le predicen que puede llegar como político gallego a puestos muy altos.

Antes de su primer encuentro con las brujas, que le vaticinan que va a ser Conseller y presidente de la Xunta, ya tiene ambición, porque si tiene algo cercano este Mácbez es que podemos ser cualquiera de nosotros. Es lo tremendamente cruel de la historia, que puede pasarle a cualquiera, no hace falta ser reyes ni ostentar un cargo político. No sé hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar para alcanzar lo que aspiramos.

Las meigas son la clave en la obra e influyen en el destino de Mácbez.

Se deja abocar es un supersticioso. Ellas encienden la espita de la ambición en él, si no apareciesen podría vivir tranquilamente con su puesto Director de Movilidad Territorial o no, nunca lo sabremos. Su encuentro con las meigas hace que se encienda una luz que le hace ver que puede aspirar a algo más.

¿Por qué Javier Gutiérrez y Carmen Machi para encarnar al matrimonio Mácbez?

Porque para el espectador somos dos actores más cercanos a ser cotidianos y corrientes, emparentados con la comedia.

¿Cómo se alcanza la complicidad en escena con Carmen Machi?

Con trabajo y confianza. Carmen y yo habíamos coincidido en alguna serie de televisión y poco más. Tiene que ver con esa confianza inusitada en el trabajo, director, compañero y en sumergirse en los ojos del otro y reaccionar de verdad. Con Carmen es más sencillo.

¿Es fácil trabajar con ella?

Es una de las grandes actrices de este país, se nota y hace que uno esté a otro nivel también.

El director del montaje, Andrés Lima, ha trabajado contigo en múltiples ocasiones, ¿qué aporta al actor?

Confianza y seguridad. Me hace llegar más allá de donde uno cree y eso hace que el trabajo sea más fácil. Tiene buena mano para hacer puestas en escena brillantes.

¿Sabe hasta dónde te puede exprimir?

Nos conocemos muy bien, manejamos el mismo lenguaje, sabe que puede apretar y lo hace. El trabajo con Andrés es muy exhaustivo, como es él, y me lleva a lugares insospechados.

Hay trabajo detrás de Mácbez, como por ejemplo la coreografía escenificada de las meigas, ¿qué más destacarías?

Una puesta en escena muy del estilo de Andrés Lima, arriesgada, por momentos divertida y con una factura impecable. La versión, muy actual y necesaria, porque Macbeth es un general escocés que vuelve victorioso de muchas batallas. Sin embargo, aquí estamos hablando de personas normales y políticos que de alguna forma llegan a cometer auténticas tropelías para llegar al poder. Tiene mucho que ver con quienes nos gobiernan a día de hoy y no digo que asesinen.

¿Guarda similitud con el caso del reciente asesinato de Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León?

No está muy lejos de lo que contamos. Son dos militantes del PP que asesinan a la presidenta, a veces la realidad supera la ficción.

En uno de los monólogos su personaje dice: “Cometer un crimen es como enseñar a los demás hacer lo mismo, una mano invisible nos devuelve nuestra propia medicina”. ¿Invita al espectador a conocer algo en su interior que desconoce?

Simplemente se debate entre la duda de cometer o no un asesinato. Solo necesita un empujón que le dará su mujer, ella es la cabeza pensante y Mácbez el brazo ejecutor. Una sociedad perfecta para este tipo de crímenes.

Cambiando de asunto, ¿cómo contempla el teatro en Madrid?

Con mucha salud con montajes como  el de ‘Aventura!’ de Alfredo Sanzol’, ‘Un trozo invisible de este mundo’ de Juan Diego Botto, están los espacios off…, hay mucha vida teatral y mucho público que quiere ver este tipo de teatro. Necesitamos un poco de ayuda, que al Gobierno le interese el teatro, la cultura y rebaje ese machetazo del 21% de IVA cultural.

Que provoca precios elevados en las entradas.

El teatro pelea contra muchos enemigos y entiendo que hay gente joven que no podrá pagar 24 euros para venir a ver nuestro espectáculo.

¿Es lo más grande para un actor en España trabajar para el Centro Dramático Nacional?

Repito y es un placer. Por encima de eso, es poder expresar los versos de Shakespeare y hacer los monólogos de Macbez. El teatro María Guerrero es una buena casa, con el perfume de muchas cosas que han pasado aquí, grandes actores, montajes y directores.

Hace unos meses entrevistamos a Daniel Cerezo, con quien coincidiste en el film ‘Zipi y zape y el club de la canica’, y hablaba maravillas de ti. ¿Estás creando escuela?

Hace su primer trabajo y lo dice desde otra perspectiva. Tengo mucho que aprender, no imparto maestría y escuela, ni pretendo. Ni se me pasa por la cabeza.

¿Qué personajes le quedan por hacer a Javier Gutiérrez?

Muchos, desde Ricardo III hasta Don Perlimplín, pasando por Calígula o Edmond. Después de esto quiero hacer una comedia delirante, tengo varias películas por estrenar, y voy a rodar otra. Lo más importante es mantenerse, trabajar, esto es una carrera de largo trayecto. Cuando dicen que estoy de moda no lo creo y me pone muy nervioso. Lo que es estar de moda, es que en un tiempo muy cercano vas a pasar y va a venir otro. No soy un actor de moda, solo me quiero mantener, hacer unos trabajos, aprender y vivir de esto.

¿Es difícil vivir de la interpretación?

No suena el teléfono constantemente ni llueven las ofertas. Nos jugamos el dinero entre varios, Mácbez es mi cuarta producción y en breve voy a iniciar otra. Las cosas no son porque si, sino porque uno se lo trabaja, a veces acierta y otras no.

¿Es un acierto Mácbez?

Para mí sí. Animaría a la gente que viniera a verlo porque es Shakespeare y estamos hablando de algo universal. El teatro es un espejo de la sociedad en el que creo que está bien mirarse de vez en cuando. Supongo que no cambiaremos nada, pero invitamos a la reflexión, a debatir y canalizar la indignación de muchos espectadores.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic