inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 17 de diciembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
08/12/2018 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Jorge Gª Castaño: “Los informes de las inmobiliarias señalan que las ventas en Gran Vía van a crecer”
El Distrito entrevista al concejal e Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid en relación a Madrid Central y los Presupuestos

Comenzamos hablando del proyecto Madrid Central. Una iniciativa que se va a poner en marcha en un ambiente de tensión y crispación. Ante las principales críticas ¿Qué debe de decir el Ayuntamiento para calmar la situación?

Creo que el ambiente es muy mediático. En el distrito Centro, un barrio duro en el que cuando hay problemas se moviliza mucho, realmente no hay ese ambiente. Por qué: porque la gente está acostumbrada a restricciones similares en Lavapiés, en Letras, Ópera... Tanto los comerciantes como los hosteleros, y los habitantes sobre todo, saben que donde se ha intervenido de esa forma han sido barrios que han mejorado en comercio, en generar espacio público, en la seguridad vial... en muchas cuestiones. Para Lavapiés fue un antes y un después; el PP hizo muy bien la APR.

Por eso no hay una gran tensión real en el distrito. Creo que empezamos con la puesta en marcha y que, sobre todo, tenemos unos meses de trabajar mucho la información. Desde que se empiezan a poner las multas y demás pasa un tiempo. Nosotros vamos a estar extrayendo datos y conclusiones: cómo funciona, cuánta gente pasa, cómo funciona carga y descarga, las matrículas de personas con movilidad reducida... Vamos a ir teniendo más datos para que la puesta en marcha con sanciones y con las cámaras sea correcta.

Una parte de Madrid Central son las restricciones. Otra es la transformación del centro que está habiendo: la reforma de Gran Vía, la peatonalización de Carretas; estamos con las obras de Atocha, con todo el eje que va de Antón Martín hasta San Francisco El Grande, que ya está en obras. Creo que en conjunto va a ser una gran transformación de todo el centro, mejorando mucho el espacio público.

El centro, por un lado es el distrito que más usa el conjunto de madrileños y, por otro lado, había cierto barrios en los que había que empezar a trabajar, sobre todo pensando en un Madrid Central que sea el punto de apoyo sobre el que transformamos toda la movilidad de la ciudad. Al final todas las ciudades que han intervenido fuerte en materia de movilidad han empezado por el centro porque es lo más eficaz.

 

Precisamente hablaba de analizar los datos que a partir de mañana iréis recabando. Precisamente esa ha sido una de las principales críticas, tanto de la Comunidad de Madrid como de los propios comerciantes: no ha habido un informe exhaustivo que mida el impacto de la iniciativa. Se ha recurrido al TSJM, se pronunciará 'a toro pasado' una vez puesta en marcha la iniciativa ¿Está justificada dicha crítica sobre la falta de informes?

El expedientes es monstruoso de grande y hemos usado todos los datos que tenemos. Hay un problema en esta Comunidad, que parece que se solucionará, y es que el Consorcio de Transportes no hace la encuesta de Movilidad desde 2004. Pero aún así, más allá de esa encuesta, hemos trabajado con datos de las mediciones nuestras de movilidad motorizada y peatonal. El principal dato que creo que hay que transmitir es que al centro de Madrid vienen menos del 10% de personas en coche.

Al centro no viene ya la gente. Sobre lo que actúa Madrid Central es frente al tráfico de paso: la gente que para cruzar la ciudad, la atraviesa, en vez de ir por las rondas de circunvalación o utilizar otros medios de transporte. La gente que viene a consumir al centro en coche es residual.

No son solo los datos de Madrid. Los datos de experiencias semejantes en Madrid es que dónde se ha intervenido en este tipo de zonas ha mejorado la experiencia peatonal. En las APR de Letras, Cortes y Embajadores la actividad comercial ha mejorado sustancialmente; pero es que en el resto del mundo no sucede lo contrario. Todos los sitios donde se ha intervenido en la mejora del espacio público, mejora de la calle peatonal, y con restricciones al vehículo privado, han mejorado comercialmente.

Ahora se trata de decir que esto es un primer paso, una palanca sobre la que trabajar en muchos ejes comerciales que no están en el centro. Por ejemplo el Bulevar de Vallecas estamos interviniendo; en Chamberí, Salamanca, Moratalaz... distintos barrios que van a mejorar en el conjunto de la ciudad. Madrid Central entra en marcha ahora, pero hay restricciones y medidas en el espacio público que hemos hecho en toda la legislatura.

Según algún, no sé si decir comerciante o representantes de comerciantes, cada año que ha pasado en Navidad, se ha perdido el 30% de la facturación. Eso no está pasando: los datos que tenemos son los contrarios. Lo que dicen los informes de las inmobiliarias es que las ventas en Gran Vía van a crecer sólo con la peatonalización de las aceras; lo que dice el sector inmobiliario, lo que dicen los datos de comercio, y lo que dice el crecimiento del empleo de la hostelería dicen todo lo contrario.

El problema es que esto se ve a toro pasado. Nunca han sido pacíficas del todo las peatonalizaciones ni las mejoras de movilidad, pero posteriormente todas se consolidan. Ninguna va hacia detrás.

 

Hemos hablado de Medio Ambiente. Ahora con Economía y Hacienda: hablamos de Presupuesto. Hace una semana conocíamos el acuerdo de PSOE y Ahora Madrid. Se prevé que en diciembre se aprueben definitivamente ¿Mantienen dichos plazos?

Esperamos que en diciembre, creo que el 21 o el 22, se aprobará. El acuerdo con el PSOE va a ser muy productivo y va a mejorar un poco el mismo hasta que se apruebe.

 

A modo de chascarrillo. El portavoz del PP ha afirmado que a lo mejor lo adecuado sería a coger al anterior concejal de Hacienda porque asegura que estos presupuestos que se prevén acordar no cumplirían con la Regla de Gasto ¿Qué responde a este chascarrillo?

La política económica de Ahora Madrid se puede visualizar en toda la legislatura. Hay un balance de legislatura muy positivo. En esta legislatura habremos amortizado un 50% de deuda, habremos crecido un 70% en el gasto social, habremos incrementado un 40% el presupuesto de los distritos que más lo necesitan en el sur y sureste, habremos duplicado la inversión. Eso es mérito del equipo de Carlos y parte del equipo que ha venido después. Es una política muy reconocible de Ahora Madrid.

El presupuesto de este año crece por, en primer lugar, la colaboración estrecha con el PSOE. Dos fuerzas progresistas, cuando trabajan juntas y hay una dinámica de colaboración, es muy positivo. El segundo factor es el gobierno progresista en España. Cuando dos administraciones, como Ayuntamiento y Gobierno, trabajan cotidianamente vemos un presupuesto como este. El fruto de esa colaboración es un incremento del 20% en gasto social. Si además consiguiéramos dentro de seis meses que hubiera la misma administración con la Comunidad, muchos de los problemas los tendríamos más encarrilados.

Ese es gran trato: tener administraciones progresistas, alineadas en políticas de igualdad, de transición ecológica, de empleo...

 

Esa política progresista puede haberse plasmado en el papel, pero las principales críticas advierten sobre el reducido porcentaje de ejecución de lo presupuestado

El porcentaje de ejecución del presupuesto en su conjunto ha sido bueno todos los años. Cuál es la distorsión que aparece a la hora de valorar los datos: buena parte de la inversión del Ayuntamiento lo hace a través de las IFS, un tipo de inversiones que el Ministerio, en su propio decreto que las autoriza, plantea que se ejecutan en dos años. Se incorporan  al presupuesto prácticamente a mitad de año, del primer año; ese año se inicia la licitación y en el segundo concluye la ejecución.

Si nos vamos a los datos globales de ejecución veremos que la ejecución de inversiones en los dos años que ha gobernado Ahora Madrid es el doble que en cualquiera de los años anteriores. Hablamos de 400 millones de euros, 500 millones de euros en esta legislatura. Es la realidad de lo que se invierte. No tanto el problema de los porcentajes, que es una distorsión sobre las IFS.

Se ejecutan en dos años. Si una inversión de 10 millones la haces en dos años, haces dos millones en el primero, ocho en el segundo, ejecutando el 100%. A principio de año en los presupuestos te aparecen los 10 millones y sin embargo se han ejecutado dos millones, un 20%; sin embargo, se ejecuta en dos años el 100% de la inversión.

Ciudadanos le ha cogido afición y es muy difícil de contar. Esto quedará extraño, porque no es fácil, pero lo interesante en ese caso es ir a los datos totales y ver lo que realmente se ha invertido cada año. Estamos duplicando la inversión con respecto a los años anteriores.

 

¿De qué partidas se siente más orgullo en estos presupuestos?

El gasto social en general, que es un incremento del 20% este año y de un 70% en el conjunto del mandato, del 2014 hasta ahora. Creo que el área de Igualdad, que en este Ayuntamiento no era nada, pasa a ser un área con mucha importancia en el gasto, creciendo un 25% y con respecto al primer año un 50%. Va a ser un área que crecerá al mismo ritmo; es una de las apuestas claras.

Era una de las carencias más graves. Cuando llegamos no había ninguna partida que hablara de la atención a las víctimas de violencia de género. No existían. Es verdad que tampoco había esta concienciación social. Creo que es un tema cualitativo que va a seguir creciendo en el futuro.

Creo que esas dos son importantes. Luego hay otra cuestión que este año, con el incremento que hemos podido tener en el presupuesto, tiene que ver con los equipamientos en los barrios. En el presupuesto hay 43 nuevos equipamientos, que están finalizando, se están licitando o van a empezar obras. 43 equipamientos es un paso muy importante: 13 escuelas infantiles, centros deportivos, de mayores, centros culturales... hay de todo.

 

Sobre las escuelas infantiles, lo que hace el Ayuntamiento es recoger una competencia que no es propia de la administración local ¿Qué recado le dejaría a la Comunidad de Madrid en este sentido?

En general, hay ciertas competencias que pediría que nos las dieran si no se ejecutan: la Renta Mínima de Inserción, cuya gestión no puede ser peor en el último mandato; las obras de los colegios y escuelas infantiles... Nosotros vamos a hacer 13 escuelas infantiles, con 1.600 plazas. Además de introducir la pareja educativa, reducir los ratios, quitar la cuota de escolaridad... Si hubiera dos administraciones trabajando al mismo ritmo incrementaríamos la capacidad y universalizaríamos este ciclo educativo en una cantidad razonable de tiempo. Si la Comunidad no está a eso, creo que lo mejor sería que la competencia sea nuestra directamente.

 

Hablando de competencias. Se está intentando volver al modelo anterior para la gestión de determinados servicios por parte de los distrito ¿En qué medida va a beneficiar la economía? Hace unos días se preveía que la gestión de los túneles fuese de las propias juntas ¿Qué impacto va a tener esta gestión en la economía del Ayuntamiento?

Si ahora mismo estamos en un 15% en la Junta de distrito, ello va a suponer que va a crecer muchísimo, llegando a en torno al 20% del presupuesto. Sobre todo por lo que tiene que ver con zonas verdes y con obras en vía pública, y también con algunos edificios, deportivos u obras de cierta entidad que ahora hace Hacienda.

Creo que va a ser bueno para la ciudad, ya no sólo para el presupuesto. Soy concejal de distrito y cuando en el primer año ves un alcorque vacío y los vecinos te reclaman que pongas un árbol y tú le cuentas que no puedes y que tienes que ir a un contrato centralizado, la gente alucina y piensa para qué estás aquí. Ese tipo de cuestiones es fundamental porque la percepción cambia y la presión la tienen los concejales del distrito.

Eso de forma centralizada no se puede gestionar. Se centralizó mucho en su momento, entre otras cosas, sobre todo algunos contratos, como el de Dragados porque lo que se quería hacer era un ahorro brutal en un momento de crisis dura. Tanto limpieza viaria como en zonas verdes, como en recogida de basuras, como en mantenimiento de aceras y calzadas, se redujo un 40%. No tenía tanto que ver con la eficacia en la gestión, sino como una reducción muy fuerte para el presupuesto de esos servicios que hemos pagado muchísimo.

Creemos que el modelo descentralizado en la próxima legislatura va a funcionar muy bien.

 

Prevéis una partida para construir viviendas. Había un compromiso de 4.000 viviendas a construir. ¿Se puede sacar pecho con las ínfimas cifras?

Lo que vamos a construir durante esta legislatura, o dejar en fase de construcción, van a ser 2.500 viviendas, que fue lo planteado inicialmente. Ha sido un problema con los suelos y con algunos criterios de intervención general que hemos tenido que discutir. Vamos a llegar a 2.500 en esta legislatura. La Comunidad autónoma está licitando en torno a 300, y tiene la competencia principal.

Dicho esto, a lo que estábamos llamando estos días es a un esfuerzo nacional en materia de vivienda. Aquí en Madrid, cuando se hizo el plan 18.000 y cuando se extendió el derecho a la vivienda a una parte importante de la sociedad fue una intervención muy potente del Gobierno central con el Ayuntamiento de Madrid y, posteriormente, con la Comunidad autónoma.

Un Ayuntamiento solo, no puede cambiar la dinámica de la vivienda, endiablada y que acaba con un derecho básico constitucional: el acceso a la vivienda. Necesitamos modificar la ley de arrendamiento urbano, gravar el IBI de las viviendas vacías, regular las de uso turístico... Necesitamos una serie de posibilidades que no están en nuestras competencias. Necesitamos leyes estatales y creemos que el Gobierno actual está en eso, lo que pasa que hay que darse prisa, porque luego la aplicación de la ley no es inmediata, etc. El marco normativo lo necesitamos rápido, porque mientras estamos las grandes ciudades gastando un dineral en políticas de vivienda, pero la dinámica de mercado nos sobrepasa.

 

En Centro se ve un problema acuciante en materia de vivienda turística. Se prevé implantar un modelo de control del precio de alquiler utilizando una fórmula parecida a la de la eficiencia energética. ¿Siguen trabajando en esta línea? porque se está a la espera de si el Gobierno central lo tramita

Vamos a ver hasta dónde llega el Gobierno, pero bueno. Otras ciudades como Viena acaban de aprobar una regulación, Viena que tiene un 70% de vivienda pública y con esa posibilidad de regular el mercado, acaba de de plantear unos límites del método de alquiler entre privados. Y es Viena. Si lo hiciéramos aquí nos llamarían cualquier cosa.

Pero es que Nueva York está haciendo una regulación sobre el uso turístico durísima, y aquí, con las pocas que hemos hecho con nuestras pocas competencias nos llevan a los tribunales. De alguna manera España, las CCAA y los ayuntamientos tienen que darse cuenta del efecto pernicioso que tiene sobre la economía del país el mercado de la vivienda y el poder que tiene sobre la economía del país. Que sigue siendo absolutamente hegemónico, a pesar de la peor crisis del país en democracia.

 

Hace poco el Contencioso Administrativo dijo que el Ayuntamiento tendría que inspeccionar ciertas viviendas turísticas en los barrios de Letras y Sol.

Nos viene muy bien la sentencia porque no me hubiera extrañado que después de inspeccionar algunas, nos hubiesen dicho lo contrario y nos preguntasen que 'qué hacíamos allí'. Letras es un barrio muy activo y está actuando de forma inteligente, haciéndose los primeros ceses y clausuras de edificios dedicados a viviendas turísticas, como en Príncipe, 15. Está volviendo a ser residencial.

Ahora vamos por 900 ceses de viviendas. Pero bueno, el mercado es muchísimo más grande y, además, muchos de estos ceses van a acabar en los tribunales. Por eso lo que necesitamos es una norma básica a nivel estatal que diga lo que es una vivienda turística y lo que no, cuántos días al año se entiende como economía colaborativa y hasta cuándo actividad terciaria... Eso debe quedar claro.

 

Continuando con los presupuestos. Hablábamos sobre las críticas en cuanto a la Regla de Gasto. Se prevé que en 2018 y 2019 iba a ver 2200 millones y 130 millones de sobrecoste en esos presupuestos. Desde el Ayuntamiento tienen cierto de margen de maniobra por el Gobierno central, pero parece que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no prevé modificar la Regla de Gasto

Creo que el Gobierno está pensando lo que tiene que hacer, pero en todo caso tiene una interlocución con la Federación de Municipios y los ayuntamientos. Nosotros los hemos hecho contando con el Gobierno central, y de forma leal, y con las cuentas de España. Al final se trata de decir si nosotros podemos tener 1.000 millones de superávit o 700, que sigue siendo una aportación importante para las cuentas de España, pero que a la vez nos permitiría gasta 300 millones más en los madrileños.

Por culpa de la Regla de Gasto y de la gestión de la última legislatura tenemos un gasto por habitante un 40% menor que en Barcelona, un 45% menor que en Bilbao, etc. Se trata de equilibrar eso de la forma más leal, normal y responsable con las cuentas de España. El otro día lo decíamos en el Pleno: las administraciones con más superávit son la Comunidad autónoma vasca y el Ayuntamiento de Madrid. A nosotros no nos pueden dar lecciones a la hora de gestionar un Presupuesto ni de no ser leales con las cuentas de España.

Si quieren entorpecer la acción de Gobierno llevándonos a los tribunales con cualquier cosa, que lo digan; pero si quieren aportar algo, que lo planteen en positivo. Por ahora, lo que vemos en el Ayuntamiento es que donde gobierna el PP y sale del Gobierno, lo que se encuentra los nuevos es un rosario de intentos de bloqueos a través de los tribunales.

 

Hubo cierta demagogia con respecto a la subida del IBI. Por un lado está cifra de catastro y por otro lado el tipo impositivo. Se ha acusado al Gobierno de no reducir lo suficiente el tipo ¿No se podía haber hecho más esfuerzo para que en la factura del vecino no subiese tanto?

Por un lado, los ingresos del Ayuntamiento por tasas e impuestos, que decide el propio Ayuntamiento, están en equilibrio. Desde 2014 hasta ahora, el incremento es de 20 millones. Eso, si descuentas el aumento de población y el crecimiento de los precios, es haber perdido recaudación. En cuanto al IBI: el problema no es tanto si se podría haber bajado el tipo para bajar la recaudación, sino que la Regla de gasto lo que nos impone es que cualquier bajada de recaudación, supone una rebaja del techo de gasto por la misma cuantía.

Es decir, si hubiéramos dicho el año pasado que vamos a dejar de recaudar 300 millones de euros, eso no hubiera significado que hubiéramos tenido en vez de 1.000 millones de euros en superávit, 700 millones de euros; hubiese significado que nos hubiera impuesto del gasto de 300 millones y hubiéramos seguido teniendo 1.000 millones de euros en superávit, pero haciendo recortes por valor de 300 millones de euros.

Villacís está intentando instrumentalizarlo para hablar del sablazo fiscal. Si cambiara la normativa de techo de gasto, igual sería planteable otro tipo de actuación. Cualquier medida sobre ingresos supone una bajada del gasto por la misma cuantía.

 

 

¿Y no existe posibilidad de realizar otra ponencia parcial en otros barrios en los que se aprecia un sobrecoste en la revisión catastral?

Ahí el problema es que Catastro nos dice que ahora mismo estamos donde tenemos que estar, teniendo en cuenta el mercado y demás. La recuperación de precios ha sido tan fuerte desde la salida de la crisis que hemos vuelto a donde teníamos que estar.

Creo que en el futuro, y es una cuestión que en la legislatura pasada acordamos, aprobamos una proposición Juan Bravo y yo sobre el tema del IBI: es un impuesto que debe cambiar en la Ley de Haciendas Locales, a nivel estatal; debe introducir de alguna manera algún factor de renta y algunos elementos que te permitan modularlo mejor. Creo que ahora es de una rigidez , poco progresivo…

 

Para finalizar con presupuestos ¿Cuál es su balance y en qué se diferencian las cifras de Ahora Madrid con respecto a sus antecesores?

Diría que tenemos la mitad de deuda, el doble de inversión y más de un 70% de incremento del gasto social. Hay cosas que mejorar y estos años nos dejan un reto importante de cara al futuro. Esta legislatura va a permitir una situación económica y un contexto que permitirá una inversión importante. Espero también cambios en la legislación en política de vivienda, asumir competencias en servicios sociales, renta mínima... se han hecho cosas, el balance es positivo.

La derecha puso todo en términos apocalíticos diciendo que iba a quebrar IFEMA, y está en máximos históricos; iba a quebrar Mercamadrid, y está en máximos históricos; hablaban de déficit y se ha incrementado la inversión social.

 

También se han incrementado las convalidaciones de gasto

Si vemos las convalidaciones de este año, lo que vemos es una reducción con respecto a la legislatura anterior, muy importante. Sería mejor convalidar mucho menos, por supuesto. Nadie está contento por ello, ni aunque tenga sólo un millón de convalidaciones. Lo más interesante es que durante esta legislatura, lo que se ha duplicado son los procedimientos abiertos de contratación; los contratos abiertos se han incremento un 123%.

Eso creo que es el mejor indicador de la salud de la política de contratación de una administración: que el 99% del presupuesto se haga con procedimientos abiertos de contratación, no sé si muchos pueden decir mucho. La Comunidad autónoma no, por supuesto.

 

 

Ha hecho balance de Hacienda, pero, ¿Cuál es el balance de la gestión del distrito Centro?

Positivo. Me han salido muchas canas, pero creo que positivo. Lo que más nos ha dolido es que la intervención de Montoro en 2017 nos haya retrasado el polideportivo de la Cebada, que lo hemos licitado ahora mismo; el polideportivo en el barrio de Las Letras, que se licitará en enero o febrero. En todo caso, los vamos a dejar licitado, con el gasto comprometido.

Creo que el centro, la intervención en vía pública y en zonas verdes ha sido muy potente. Las intervenciones en los principales ejes y las ampliaciones de acera en colegios, peatonalización, plataformas únicas para favorecer la accesibilidad... es un cambio importante. En zonas verdes estamos tocando prácticamente todas, en algunas plazas de Lavapiés, en Casino de la Reina, en Conde Duque, se hizo el parque de los jardines del arquitecto Ribera. Se va a entrar ahora en Plaza de Zerolo y del 2 de Mayo. Nos hemos centrado mucho en los colegios, en las actividades complementarias de éstos, en todo el trabajo con las AMPAs, que ha sido muy constructivo y positivo.

El trabajo que dedicas en Centro quizás no sea el más agradecido, pero sí el que valoran los vecinos. Estamos haciendo cosas con la contaminación acústica, aunque nunca van a ser suficientes. Todo va a tener un valor relativo. Las mediciones nos están diciendo que desde la anterior ZPAE se ha mejorado el ruido en el 80% del territorio de Centro. Que no estamos en el top, por lo que todavía hace falta bajar más para los estándares de la OMS, pero hemos mejorado.

 

Comentaba las modificaciones en plazas: está el proyecto de Plaza España. En principio se preveía que continuase la proyección del procedimiento en la siguiente legislatura ¿Cómo van los plazos?

Lo vamos a sacar en la presente. Lo vamos a adjudicar en esta legislatura. Fue un proceso participativo alto y había cierta controversia con la dirección de Patrimonio. Ya está licitado y en febrero o marzo empezará.

Premios Portada
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic