Naike Ponce: “No tengo que definirme, solo sentir el trabajo que he hecho”

0
Naike Ponce
Naike Ponce presenta 'Vivir' (Web Naike Ponce)

Naike Ponce presenta su nuevo trabajo, Vivir, proyecto muy visceral que a más de uno le acompañará a reflexionar durante el confinamiento que vivimos

Normalmente viene primero el disco antes que la gira y el directo. Sin embargo, con tu nuevo trabajo, Vivir, ha sido al revés: presentaste tu trabajo en los escenarios y después acabó en formato disco. A ello hay que sumar el hecho de que Vivir se haya lanzado en pleno confinamiento por el coronavirus. ¿Cómo ha sido sacar un disco en estas circunstancias?

Ha sido especial. Es tan sencillo como que después de la presentación ya no sabía qué hacer. Era como estar en casa sin poder celebrarlo. Es muy diferente, pero a la vez también creo que al estar todo el mundo sintiendo lo mismo, parando y mirando para dentro, creo que van a entender mejor mi mensaje. Ojalá no estuviésemos en este momento, sino en otro abundante, con todos felices. Pero estamos en este momento y quiero disfrutarlo.

La máxima expresión del flamenco emergen encima de un escenario y ante el público ¿Demasiada rabia contenida?

Tengo muchísimas ganas de sentirlo y que la gente también lo haga. Yo soy muy positiva y eso hace que cuando vuelva lo haga con más ganas. Estamos reflexionando mucho, ya no hablo únicamente de mi disco, sino de que la gente se pregunta dónde estamos, cómo vivimos y nos relacionamos…

Cuando pase esto deberemos ver dónde queremos llegar. Para mí esto es un crecimiento, ya que la gente se está juntando -al menos es lo que veo-. Eso también lo estoy viendo en el flamenco. Ya por causalidad o casualidad, ha llegado mi disco Vivir.

Da la sensación de que te creces ante la adversidad. ¿El género obliga a ello, de por sí?. Se está hablando del desconfinamiento y de que se limitará el aforo en los escenarios. ¿Cómo va a ser ver la mitad del público en la sala?

No vamos a poder estar 500 personas. Por eso vamos a valorar más las personas que entren y las personas van a valorar más lo que es ir al teatro.

Sobre la reflexión, santo y seña de este disco. Es tu segundo trabajo y aunque tienes una gran experiencia en los tablaos, hasta que un artista pare un trabajo tan íntimo suelen haber pasado varios trabajos antes. ¿Cómo surge este proyecto tan madura a tan corta edad?

Precisamente este disco es muy personal. Un artista habla siempre de uno y de su experiencia para poder transmitirlo. Este disco lo tenía que haber sacado antes, ya que en mi cabeza estaba antes incluso de mi primer disco. Cuando pasan los años retomo la idea. Mi crecimiento personal lo sentía muy dentro, con mis letras y demás. Ahí le ofrezco la idea a Patino. Le digo ‘compare, tengo una idea y no sé cómo sacarla’. Yo recuerdo que no teníamos nada previsto e íbamos trabajando. Es un disco muy maduro. Aunque lo he sacado ahora, lleva muchos años conmigo y con Patino.

Quizá la sencillez en cuanto a papeles musicales se refiere añade solemnidad al disco

El hilo conductor somos Patino y yo, que parecíamos una orquesta. Hemos ido aportándole colores para hacer el trabajo grande. Tenemos a Ángel Sánchez, que puso su mano y latido; tenemos coros líricos de Mónica y Andrés Marchena, dos voces increibles; también tenemos a Javi, Álex, y Félix a las palmas.

Es un disco sin colaboraciones, porque es muy íntimo. Nace de mi voz y de la música de Patino. Ha habido mucha gente externa al disco, como la labor de David Palacín, que hizo un vídeo maravilloso. Todo esto viene de un trabajo personal, elaborado, pero gustosamente. Además, no sólo hablamos del desamor, sino del amor, de la alegría y de emociones que puede tener cualquiera.

Recuperas cantes de grandes artistas. Cuando los recuperas ¿cómo los haces tuyos y les dotas de tu personalidad?

Ha sido un trabajo de investigación, ya no solo en el cante, sino que he tenido que hacer un trabajo con esas letras. Es al final lo que me ha gustado, ese trabajo de búsqueda. Soy una cantaora que vengo de la tradición del flamenco y tengo mi forma. Yo hago unos homenajes a grandes maestros, comiéndomelos y ‘regresándolos’ a mi manera.

Con la esencia de cada cosa haces tu pan. Es inútil imitar a nadie. Ni quiero, ni me apetece y yo quiero ser sincera y que la gente vea cómo me muestro y también decirle ‘hola’, que me pasa lo mismo que a ti, y que todos somos iguales.

Cuando hablas de darle tu personalidad y forma: hablamos de bulerías, tarantas, seguirillas ¿Cuál es ese límite para saber qué y que no es flamenco al innovar?¿Está todo escrito en el flamenco?¿Qué margen tienes a la hora de innovar sin perder esas raíces?

En el flamenco está todo inventado. Desde mi humilde perspectiva y desde mi forma he intentado enfocar este trabajo hacia las emociones. Ahí me he dejado llevar, plasmando lo que sentía con cada tema. En vez de escoger la estructura tradicional, he cogido la esencia , estilos con mucha raíz-, pero no puedo cantar como otros. Es lo que más falta en el flamenco, que ha crecido con el desarrollo de los nuevos artistas. Vivir es un trabajo muy visceral, donde hemos dado color al sentimiento, sin pensar en la estructura del flamenco.

Te lo preguntaba porque en algún sitio he leído que te da “coraje” el término ‘contemporáneo’.

No me da coraje lo contemporáneo, sino la palabra. Me da coraje cuando algo se define con la palabra. Yo me imagino un vaso, pero quizá el que me viene a la mente no es el mismo que el que te viene a ti. En el arte las definiciones limitan. Mi disco es flamenco, por supuesto, ya que hago un abanico de flamenco tradicional; pero no es tradicional.

Cómo definiría mi trabajo: Flamenco a mi manera. Yo he mamado del flamenco, y de dónde me he nutrido más es del tradicional. A mí no me gusta definirme, porque tampoco lo tengo que hacer, sino que lo que hago es sentir el trabajo que he hecho con mis compañeros. Hemos querido transmitir eso en el disco. Éste está muy enfocado a la sensibilidad. Allá cada uno si lo quiere llamar contemporáneo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here