inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 15 de diciembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
28/11/2018 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   4 votos
Víctor Vázquez y su poemario 'La canción del leopardo': "Es una mezcla entre Venus y Eva"
El escritor y músico, Víctor Vázquez, es entrevistado por El Distrito con motivo de su libro 'La canción del leopardo', un poemario que nada hacia lo profundo del erotismo con la expresión de un Big Bang

Aunque en apariencia puede resultar escueto, 'La canción del leopardo' es un poemario con versos colmados de contenido ¿Cuáles han sido las motivaciones de este libro y cómo se estructura?

Acaba siendo denso porque trato de sintetizar, sin palabras al azar, digo mucho en poco. Eso, quieras que no, te obliga a seleccionar mucho las palabras y condensar mucho. Lo que hago también es que huyo del poema largo: como hagas esa densidad en un poema largo, es infumable, por lo que doy pildorazos, utilizando de vez en cuando palabras bruscas, muchas palabras bestias, por decirlo de alguna manera.

Creo que hay dos líneas: por un lado es un libro sobre el cuerpo femenino, sobre una mujer, básicamente. En realidad es la anatomía de la mujer, haciendo asociaciones. Me gusta mucho el hacer un bestiario, utilizando animales para asociarlos con el cuerpo de una mujer, para dar la sensación de que el cuerpo de una mujer es algo más, es una selva, dando también un significado distinto a los animales. Trato de dar un significado distinto del que normalmente se tiene.

 

Recurres a un tono abrupto, un poco más canalla. Es una prosa imbuida en un verso

Puede ser. Huyo de las rimas clásicas, en el sentido de que busco más el ritmo del verso cuando se lee que quede rítmico y musical. Huyo de las rimas del verso clásico, donde con las rimas del primero con el tercero, el segundo con el cuarto...

 

¿Quizá el seguir un esquema no tan estricto te permite liberarte también en forma, no en solo contenido?

He liberado la forma, pero no significa que no tenga una estructura. Tiene un ritmo interno que sí que es buscado. Quizá algún verso terminaba en una letra, a pesar de que la palabra quedaba perfecta, tenía que cambiarla porque cambiaba la música al leerlo. Eso me daba cuenta al leer los poemas en alto.

Si te fijas, la estructura esta de que se vayan un poco hacia delante, es para dar sensación de fuga. Hay muchos poemas que se van hacia delante. Esa ha sido un poco la idea. Los poemas son como eslabones, es un puzle: hay poemas que a lo mejor por sí solos, digan más o digan menos, se van completando, incluso los significados. Si utilizo por ejemplo un animal en un poema y luego lo vuelvo a utilizar 10 o 15 poemas después es con el mismo significado, y lo completa. Es como un puzle, cada poema da pistas y al final lo que quiero es dar una impresión de collage.

 

Comentas que recurres a los animales para hacer símiles con el cuerpo femenino. Las raíces gallegas también te llevan a elegir personajes mitológicos para aportar cierto halo de misterio a la anatomía de la mujer.

Es que realmente en Galicia, son todos reales, tanto la gallina como el unicornio. Realmente, el escribir te permite eso, utilizarlos, sean reales o no. Para el poema son reales, porque realmente lo que tratan es explicar algo y darle un significado a algo.

Culebreando entre el cuerpo, incorporo términos técnicos de anatomía: el supraespinoso, la clavícula, cosas de huesos y músculos... La columna vertebral es ir enlazando la anatomía con una simbología de naturaleza de animales e ir culebreando por ahí. Hay que darle ese toque, Parece que la poesía debe ser cursi, por lo que utilizo palabras fuertes.

 

¿Cómo se consigue ese equilibrio de juntar lo erótico, sin que parezca soez, lo canalla sin caer en lo abrupto?

La verdad es que voy apuntando palabras, que por alguna razón me llaman la atención, independientemente de si las utilizo o no. Luego voy cogiendo ideas. La verdad hasta que no salta la chispa... con un verso solo no me pongo con el poema. En el momento en el que engancho dos palabras y me sale un verso y lo tengo, ahí es cuando empieza el trabajo.

A partir de ahí voy haciendo pruebas y ampliando. Normalmente, cuando lo acabo, lo dejo reposar unos días y lo reduzco. Voy tomando notas sin prestarles atención hasta que de verdad me sale un verso sólo. A partir de ahí me pongo a trabajar. Es un concepto un poco natural: al principio no lo busqué, pero una vez tirando los problemas por ahí, pero cuando empiezas a ser consciente e intentas darle una coherencia, vas dando significados, luego sí que es verdad que ya va un poco más dirigido.

 

Comentabas anteriormente que hacías una especie de collage, pero a la hora de trabajar en la obra también desarrollas un proceder similar. Todo encaja en el resultado

Al final encaja. Conforme hago el poema en plan collage, cogiendo piezas a ver cómo encaja, los poemas tienen esa forma. Sí detecto los eslabones -aunque no vayan unos detrás de otros-, más que eslabones, un puzle, de esto que sin explicarte nada, sabes por dónde va el asunto. Es cuando ves un cuadro y no sabes explicar por qué te gusta. Es esa parte invisible de la poesía, o eso creo.

 

¿Por qué este eje temático?¿Hay una musa que te haya inspirado?

Realmente yo lo hablé mucho con Pedro Larrea, que me decía que cuando uno es joven, lo que haces es ver tu amor y empiezas a hacer poemas, habiendo una persona física detrás. Cuando avanzas es una cosa más genérica. No hay una persona concreta, sino una generalidad, una mezcla, no sabría decirte tampoco. Puede que algún poema me recuerde más a alguna persona, pero no está centrado en una persona.

Lo que se llama 'La canción del leopardo'. Me gustaba lo de la 'Canción', el 'Leopardo' es la mezcla de la mujer fatal, salvaje. De hecho, la portada es una Venus, pero luego tiene mucho de Eva. Es una mezcla entre lo puro y lo no puro; entre Venus y Eva. Me parecía que reflejaba un poco eso, también por las flores rosas, más puras y virginales, y luego madreselva; ella está como muy virginal, con una manzana, pero también con una flecha; con la aureola de santa, pero con el pelo rojo. Es esa dicotomía en lo que me muevo en la obra.

 

Como músico. Hay veces que viene primero, la letra o la música. En este caso, mientras escribías ¿Se te aparecía de fondo una melodía?

Sí. Me balanceaba entre dos cosas distintas. Nombro a dos músicos: a Erik Satie, minimalista, suave, una música de ascensor aunque con su chicha detrás; luego nombro a Stockhausen, que es lo salvaje. Me he ido balanceando entre extremos, por eso hablo de ambos. Lo segundo lo salvaje y Satie lo tranquilo.

 

Incorporas también  poemas en tu lengua materna ¿Morriña?

Simplemente tenía un proyecto con poemas en gallego, que al final lo dejé. Entonces lo que aproveché fueron algunas ideas. Había dos que me gustaban, pero al traducir los poemas, éstos perdían la chicha. Era incapaz de traducirlos sin perder la magia. Sin embargo, encajan en el concepto del libro perfectamente.

 

¿Cuánto tiempo te ha llevado esta canción?

No sabría decirte. Puede estar tranquilamente dos años. También es verdad que reutilice: soy de escribir, tirar, escribir, tirar... pero de vez en cuando retomo algún tema.

 

¿Cómo los retomas? teniendo en cuenta que tu visión, lo más probable, es que haya cambiado

Cojo palabras o versos, pero soy de la idea de que no se puede reescribir. Tu experiencia cambia, se pierde la frescura, aunque no tuvieses ni idea. Es como si pones a los Stones a hacer su primer disco: serán mejores, pero se perderá esa chispa del principio. No reciclo, sí palabras e ideas, pero bajo el prisma actual. No intentó plasmar lo que hacía 20 años. Intento que sea el recuerdo de ahora. Los recuerdos son distintos en función de la edad, aunque sea lo mismo.

 

¿Te ha quedado material para futuribles?

De hecho siempre estoy haciendo otras cosas, y aunque las acabo, las rechazo. En libretillas las voy apuntando, echando un ojo... Eres uno cuando empiezas el libro, y otro cuando lo acabas. Siempre estás con la coletilla de que ahora lo haría mejor. Coinciden que los poemas del principio son precisamente en los que tengo dudas. También es verdad que con cada libro vas aprendiendo. Van quedando cosas y tú no eres el mismo.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic