inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 14 de diciembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/06/2007 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
La parroquia Beata María Ana Mogás, en el barrio de Tres Olivos, ha sido asaltada cuatro veces en un mes
El último robo fue el pasado 11 de junio cuando los asaltantes tiraron el sagrario al suelo y desperdigaron las sagradas formas por toda la iglesia.

Han sufrido cuatro robos en un mes y no se trata de un banco. Jorge González, párroco de la iglesia Beata María Ana Mogás situada en el barrio de Tres Olivos, ya no sabe qué hacer. Su parroquia ha sido asaltada hasta cuatro veces, la última el 11 de junio y según asegura él mismo “fue la peor”. “Lo primero que vi fue el sagrario en el suelo, forzado y abierto. Las formas consagradas tiradas por la iglesia. Cristo otra vez insultado y despreciado. No he podido más y me he echado a llorar. Me ha superado”, confesaba el párroco. Según cuenta Jorge de ahí se fue a la sacristía donde se encontró un espectáculo dantesco. “Todo por los suelos: libros, papeles, ornamentos… Y se han llevado todo: el cáliz y la patena, el copón que sacaron del sagrario, las crismeras, el acetre y el hisopo,… hasta las vinajeras”.

Toda esta historia comenzó en mayo cuando una mañana, al abrir la iglesia, Jorge se encontró con que habían robado. El botín, en esa ocasión, no llegaba a los 50 euros. Pero a los tres días los ladrones volvieron y el botín fue mayor. Un ordenador, la impresora, un cáliz y una patena que le habían regalado a Jorge en su anterior destino con motivo de sus bodas de plata en el oficio. Durante un tiempo los cacos no aparecieron, lapso que se aprovechó para reforzar las rejas de las ventanas. Pero el pasado 8 de junio volvieron a entrar en este lugar sagrado llevándose un escáner, una televisión de plasma y la pantalla del ordenador.

Un apoyo incondicional
“Estoy consternado y al mismo tiempo feliz. Consternado por todo lo que nos está pasando. Pero feliz por la gente de la parroquia que está volcada, animada, que desde ayer no deja de venir al templo a rezar y a dar ánimos”, contaba emocionado Jorge. Además, han empezado a tomar serias medidas de seguridad “hemos reforzado entre todos las rejas y hemos instalado un sistema de seguridad”. El párroco Jorge sólo tiene palabras bonitas para sus vecinos “estoy muy contento por la respuesta de todo el mundo, todos los vecinos se han volcado enormemente pero sobre todo destaco la respuesta que ha tenido el Arzobispado de Madrid que el 17 de junio nos entregó un cáliz, una patena y unas vinajeras”.

Además el pasado fin de semana se celebró en la iglesia un acto de reparación por la profanación del Sa-grario. El acto comenzó a las 17.00 horas con la exposición del Santísimo y a las 20.00 horas se celebró la Eucaristía.

“Ahora la iglesia está en calma, está preciosa, llena de flores, limpia como esa patena que nos robaron, alegre, acogedora. A partir de ahora no vamos a tener miedo”.

El párroco Jorge ha denunciado los hechos en cuatro ocasiones. Ahora sólo espera no tener que llevarse más sustos.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic