Los antidisturbios denuncian que fueron apaleados por la falta de contundencia de sus mandos

0
image.jpg
Hay indignación entre los agentes de la Unidad de Intervención Policial por la falta de medios y las órdenes que recibieron de sus superiores para contener las brutales agresiones que sufrieron. Los policías piden dimisiones. Creen que la brutalidad y las armas con las que fueron atacados pusieron en serio riesgo sus vidas.
 
El Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Confederación Española de Policía (CEP) han reclamado este lunes la dimisión o el cese del comisario jefe de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, José María Ruiz Igusquiza, y del jefe de la UIP en Madrid, el inspector jefe Francisco Javier Virsea, por la tardanza a la hora de enviar refuerzos para socorrer a agentes que acabaron rodeados por manifestantes violentos tras las ‘Marchas de la Dignidad’ de este sábado en Madrid.
 
El secretario de acción sindical del SUP, Miguel Angel Fernández, ha denunciado que un subgrupo operativo de quince policías se vieron rodeados y agredidos por personas armadas "con adoquines y barras de hierro" y, ante la petición de ayuda que realizaron, se produjo "un silencio de bastantes segundos en las comunicaciones durante los cuales no se toma la decisión de ayudar a los compañeros".
 
"Después de mucho aguantar, llegaron compañeros en su ayuda y se pudo resolver medianamente", ha añadido Fernández, antes de detallar las heridas sufridas por los agentes, desde brechas en la cabeza hasta lesiones en las piernas.
 
Según ha explicado, en la reunión previa a la manifestación, algunos responsables del dispositivo propusieron que se reforzara el número de grupos de UIP en la zona de la plaza de Colón y la calle Génova, junto a la sede del Partido Popular, pero finalmente no se tomó esta medida.
 
Ese fue uno de los errores, según el portavoz del SUP, que también ha criticado que las directrices sobre el modo de proceder durante las marchas se trasladara a los mandos intermedios. A estos se les dijo que había que "aguantar", lo cual se puede interpretar como que había que "retrasar la carga lo máximo posible o intentar no utilizar pelotas de goma", ha indicado, agregando que en un primer momento los agentes iban sin pelotas de goma, tan solo preparados para "tirar las salvas" como señal de aviso.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here