La Audiencia juzga hoy al etarra Manex Zubiaga

0
Audiencia-Nacional.jpg

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacionial juzgará hoy al etarra Manex Zubiaga Bravo por su participación en el atentado perpetrado por ETA el 12 de octubre de 2001 en Madrid, en el que resultaron heridas una veintena de Personas, y por el que la Fiscalía solicita que se le imponga una pena de 112 años de prisión.

En concreto, la representante del Ministerio Público, Teresa Sandoval, acusa a Zubiaga de un delito de estragos terroristas, tres delitos de atentado con resultado de lesiones y cinco delitos de lesiones terroristas. Además de la pena de cárcel, también pide que se le prohíba residir o volver a Madrid durante un periodo de diez años una vez salga de prisión.

Según su escrito de conclusiones provisionales, el etarra se incorporó el 15 de septiembre al ‘comando Madrid’, también integrado por las terroristas, ya condenados en esta causa, Ana Belén Egües Gurruchaga , ‘Dolores’, y Aitor García Aliaga, ‘Oscar’.

Los tres decidieron llevar a cabo la comisión de un atentado con coche-bomba el 12 de octubre de 2001, día en que se celebraba el desfile de las Fuerzas Armadas. Para ello, ‘Dolores’ y ‘Oscar’ robaron, en la segunda quincena del mes de agosto de ese año, un vehículo Ford Fiesta en la calle Quero de Madrid, al que cambiaron las placas de matrícula por otras falsas.

Después, el ‘comando’, ya con Zubiaga incorporado, introdujo en el coche robado la carga explosiva, compuesta de entre 25 y 30 kilos de titadyne, los detonadores y el temporizador, que pretendía ser programado para que la bomba hiciera explosión a las 12.00 horas del día 12 de octubre de 2001. Sin embargo, los etarras "erraron" al programarlo y fue activado para las 24:00 horas de ese día.

Sobre las 11:07 horas de ese día, Ana Belén Egües y Manex Zubiaga aparcaron el coche en el vado de salida de la mercantil de Telefónica Móviles S.A. en la calle Alcántara nº26 de Madrid y diez minutos después se realizó una llamada telefónica al servicio de emergencias 080 alertando de su colocación. En el aviso, según la fiscal, se dijo que iba a explotar "un coche bomba en la calle Alcántara en el barrio de Salamanca" en un plazo de media hora y "se dio el grito de ‘Gora ETA’".

Después de la llamada, se acordonó la zona y se rastreó con perros adiestrados, pero no se encontraron los explosivos, por lo que "transcurrido un tiempo se levantaron las medidas de seguridad".

Esa misma tarde, sobre las 18:35 horas, los vigilantes de seguridad del edifico de Telefónica Móviles avisaron a la Policía Local para que retirara el vehículo, ya que estaba indebidamente aparcado. Así, fue trasladado sobre las 20:00 horas a las dependencias del depósito de vehículos situado en la primera planta del aparcamiento de la Plaza de Colón de Madrid, donde estalló a las 00.05 horas de la madrugada.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here