AYSÉN-PATAGONIA (2ª parte)

0
CqkFzOUXEAQ3MbL.jpg

Recorremos senderos como el de la “Huella de los Troperos”, que comienza en Lago Verde y termina en Lago Palena, cruzando extensos campos ganaderos y vadeando  ríos caudalosos como el Simpson. De pronto, nos detenemos en mitad de la ruta en casa de Gabriela para tomar once. La anfitriona nos recibe con toda clase de jugos, tés, quesos y queques. Entretanto,  más de un centenar de  diminutos polluelos entran y salen de la estancia, como si quisieran participar de las migajas de la merienda, por lo que hay que cuidar de no pisarlos. Karla, la guía, toma mate, una bebida generalmente compartida. Al preguntarle por ese hábito, comenta: “Me siento chilena, pero tengo costumbres argentinas”. La razón es que nos hallamos muy cerca de la frontera con Argentina, y hasta los ritmos folklorizados de Aysén son originarios de ese país.

 Al regreso, uno empieza a constatar que los atractivos turísticos son interminables a lo largo de la Carretera Austral Y sin necesidad de alejarse mucho de Coyhaique, son abundantes las Reservas Nacionales. La de Cerro Castillo, por ejemplo, es de notable interés. Cuenta con muchos senderos, y destaca por la protección de pumas, guanacos, huemules y zorros, entre otras especies.

 

Rumbo a Puerto Cristal, escoltados por Lago General Carrera

A la mañana siguiente reemprendo viaje junto al guía de Sernatur –y ahora amigo—Sebastián Barceló, con destino a Puerto Cristal, siempre por la Carretera Austral.

La agradable sorpresa es que casi todo el recorrido hacia el sur se hace acompañado del imponente Lago General Carrera, de aguas color turquesa. Compartido por Chile y Argentina — en donde recibe el nombre de Buenos Aires–, es el lago más grande del país y el segundo de Sudamérica, después del Titicaca. Los poblados próximos a este entorno lacustre poseen muy buenas temperaturas, por lo que resulta harto atractivo para el visitante la práctica de deportes, así como la pesca, o la navegación en embarcaciones menores por las Cavernas y Capillas de Mármol.  Llegamos a Puerto Cristal. Sorprende y emociona descubrir “vida” en un pueblo abandonado hace 20 años. Pero allí nos recibe el joven ingeniero Luis Casanova. Él y su equipo son los responsables de recuperar el lugar comoDestino Turístico”. Un monumento histórico nacional, ubicado en la Comuna de Río Ibañez . Fue una explotación minera que desde 1931 extrajo miles de toneladas de plomo, zinc, e incluso algo de oro. “Conservamos –nos explica entusiasmado el ingeniero— las viejas instalaciones mineras, así como las viviendas y las infraestructuras de servicios para recuperarlas y mostrarlas al visitante”

 

Parque Nacional Queulat y su Ventisquero Colgante

Accesible por la Carretera Austral (Ruta 7 Norte) se divisa ya el Parque Nacional Queulat. Uno de los más visitados. El motivo es el Ventisquero Colgante, que nutre de cascadas y ríos a una exuberante vegetación. Se llega a él por varios senderos hasta alcanzar un Mirador (200 metros). Es irresistible no sentarse ante el ventisquero para contemplar en silencio el imponente susurro de las cascadas que caen en la laguna. El parque cuenta con áreas de camping y merienda y permite recorrerlo para apreciar su variada flora y fauna. Y unos baños de lo más modernos: Pareciera que hubiera pasado por allí ¡el mismísimo Bansky!

 

 Más info: www.recorreaysen.cl; www.franciscogavilan.net

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here