Bomberos de Madrid aplauden la labor de extinción del incendio de Notre Dame

0
D4N0mOCWkAIZPRk.jpg

Hay que revisar ahora todo el edificio, ha explicado a Efe Luis Soriano, y especialmente las zonas que pueden concentrar todavía demasiado calor, como son los materiales de piedra y las vigas de madera, que hay que enfriar con agua para evitar que se pueda producir una reactivación del fuego. 

Soriano ha reconocido que un incendio como el de la catedral de Notre Dame es complicado de abordar no solo por las obras que alberga en su interior, sino también porque el edificio es en sí mismo una obra de arte y hay que ser delicado a la hora de actuar, tal y como lo han hecho los bomberos de París.

Coincide en este sentido con algunos responsables franceses en que el lanzamiento de agua mediante aviones cisterna, como sugirió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría haber sido extremadamente peligroso, ya que el agua lanzada desde el aire tiene mucho peso y habría sido contraproducente para una estructura como la de Notre Dame. Cuesta mucho apagar un edificio con cubierta de madera como es esa, ha explicado a Efe Luis Soriano, ya que hay elementos muy combustibles y cuesta mucho llegar y apagar. 

Una vez extinguido, ahora habrá que revisar el edificio y hacerlo con muchísimo cuidado, ya que la estructura esta debilitada. Hay que entrar con cuidado y tomar medidas preventivas de seguridad para quienes van a intervenir en este proceso, ha señalado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here