inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 19 de octubre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
06/11/2014 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ana Botella y Concepción Dancausa en la presentación de los presupuestos 2015.
La ciudad de Madrid presenta los presupuestos de 2015
Que ascienden a 4.388 millones de euros, 59 menos que el de este año

Tras dos ejercicios de ajuste y uno más (2014) que marcó un punto de inflexión, el presupuesto para 2015, elaborado por el Gobierno de Ana Botella, consolida la senda de la recuperación y trae para las finanzas municipales una rebaja fiscal global, la consolidación de los ingresos, el incremento del gasto social, de la inversión, una disminución de la carga financiera y el cumplimiento del compromiso de pagar a los proveedores en el plazo legal. 

Seis objetivos en los que la alcaldesa, Ana Botella, ha resumido hoy un proyecto cifrado en 4.388,2 millones de euros, 59 menos que el de este año (un 1,3% menos). Un descenso que obedece a la reducción de la carga financiera y no a los servicios prestados a los ciudadanos. “Es un presupuesto con menos impuestos a los ciudadanos, más inversión para la ciudad y, como consecuencia, más calidad de vida”. destacó Ana Botella, que recalcó que, para llegar a ese punto, primero se había tenido que disminuir la deuda. “Un presupuesto reflejo de la situación de estabilidad presupuestaria del Ayuntamiento y de los beneficios que ésta supone para los ciudadanos”, añadió Concepción Dancausa.
 
Botella describió la fotografía de Madrid que proyectan los presupuestos de 2015: una ciudad en la que “la deuda ha dejado de ser un problema”; una ciudad que vuelve a tener capacidad para aumentar la inversión; y una ciudad de las pocas administraciones que ha reducido su déficit.
 
Algunos trazos del retrato presupuestario del próximo año son: incremento del gasto social en 6,8 millones; un 2,9% más en gastos de personal para recuperar la acción social y el 24% de la paga extra de 2012; el crecimiento de los créditos consignados para todas las áreas y distritos, exceptuando Urbanismo, y una subida de las inversiones de 38,8 millones. Es decir, el Ayuntamiento apuntala el crecimiento económico de la ciudad, con unas cuentas realistas y “blindadas” como las definió Dancausa, a cualquier contingencia en esa recuperación.
 
Son un reflejo del acierto de las medidas adoptadas en 2012. “En estos tres años hemos conseguido amortizar 3.000 millones de euros de deuda y vamos a ser capaces de bajar los impuestos el próximo año”.
 
“El gasto es sostenible. Las cuentas están equilibradas. Los impuestos han comenzado a bajar. Y vuelve la inversión. Disciplina, contención del gasto, gestión eficiente. Esta era la hoja de ruta que nos ha permitido llegar hasta aquí. Y esta sigue siendo si queremos garantizar que este cambio de ciclo se consolide para el futuro”, subrayó la alcaldesa. “Nadie tendrá que cuadrar cuentas, porque ya las hemos cuadrado nosotros”, apostilló Dancausa.
 
Consolidación de los ingresos
 
Los ingresos se reducen en 59 millones de euros, situándose en 4.388,2 millones de euros. A pesar de esta reducción, el Ayuntamiento puede acometer una rebaja fiscal con un coste de 340 millones de euros, gracias a la reducción de la carga financiera y a la presencia de nuevos ingresos no previstos, como el incremento de la Participación en los Ingresos del Estado.
 
Otra razón es el cálculo de los ingresos corrientes bajo el criterio de caja (se presupuesta el porcentaje real de la recaudación) y el deseo municipal de no condicionar el presupuesto de ingresos a la venta de patrimonio. Todo ello hace posible que los beneficios fiscales para los madrileños no tengan su correlato en una disminución de los servicios que se les prestan y blindan el presupuesto, como subrayó la delegada, “contra cualquier parón que pudiera producirse en la recuperación económica ya iniciada. Nuestros ingresos corrientes son suficientes para financiar los gastos corrientes y las amortizaciones de deuda”.
 
Dancausa destacó, entre los principales ingresos, los 1.278 millones correspondientes al IBI; los 134 del Impuesto de Vehículos; los 514 de Plusvalía y los 1.333 procedentes del Fondo Complementario de Financiación.
 
Mayor gasto en servicios
 
En cuanto al gasto, Ana Botella recordó que una de las máximas de su gobierno estos tres años ha sido gastar de forma más eficiente. “Los presupuesto de 2015 son la expresión de una firme convicción y de una opción política. La convicción de que las administraciones han de ser austeras, estables en términos técnicos, y que han de administrar de la forma más eficiente posible los recursos con los que cuentan, porque esos recursos proceden de los tributos que pagan los ciudadanos”.
 
Todos los capítulos de gasto destinados a la financiación de servicios municipales ven aumentados sus créditos, pese a la reducción general en un 1,33% del presupuesto. La reducción en un 34% de los gastos financieros por la amortización y refinanciación de la deuda y la minoración en un 68% del Fondo de Contingencia, al haber abonado los importes de las expropiaciones e intereses de demora consignados, permiten ese aumento del gasto que revierte directamente en el interés ciudadano.
 
El capítulo de personal sube 37 millones, un 2,9%, con los que se podrá cubrir el coste de la recuperación de la acción social (13,7 millones) y el 24% de la paga extra de diciembre de 2012, que se hará efectivo en la nómina de enero.
 
El incremento de este capítulo también va a permitir aumentar el número de inspectores dedicados a revisar los índices de calidad en la prestación de los nuevos contratos integrales, así como incrementar los créditos del área de Seguridad y Emergencias. Con cargo al capítulo 1 se financian más de 10.000 plazas de cuerpos operativos (policía, bomberos, agentes de movilidad y SAMUR) que representan casi el 40% de la plantilla municipal.
 
El capítulo 2, gastos corrientes, se incrementa también un 2,9%, mientras que el gasto social lo hace en un 1,51% (6,8 millones) y las transferencias corrientes un 12,78%, 31 millones más, básicamente a favor de la EMVS y de la EMT para la financiación completa tanto de las actividades sociales de la empresa de vivienda, como para la del servicio de grúa en el caso de la Empresa Municipal de Transportes.
 
 
Por áreas de Gobierno, Economía, Hacienda y Administración Pública cuenta con un 13% más (52 millones), seguida por Medio Ambiente y Movilidad (6,4% y 75,7 millones más); Seguridad y Emergencias crece un 3,5% (22,4 millones más); los distritos aumentan un 2,5%, o lo que es lo mismo, 12,8 millones; Las Artes, Deportes y Turismo, un 1,2% y 1,6 millones; Familia, Servicios Sociales y Participación Ciudadana, un 0,86% y 1,8 millones. Urbanismo es el único área que disminuye su presupuesto, un 5,5%, es decir, 9,5 millones menos, al no haber tenido que registrar créditos para la regularización de los justiprecios.
 
Subrayar que los 12,8 millones de euros que reciben más los distritos demuestran que su capacidad de gasto ha quedado preservada del proceso de reducción que ha experimento el conjunto del gasto municipal, pues desde 2005 se ha incrementado un 12,6%, frente a la reducción del 12,7% experimentado por el resto de las áreas en ese mismo período.
 
Aumento de la inversión
 
El próximo año el Ayuntamiento madrileño invertirá 38,8 millones más que en 2014, una cifra que se verá incrementada con los 125 millones que realizarán los adjudicatarios de los contratos integrales. En conjunto suponen 346 millones para inversiones en la ciudad en 2015. 
 
Teniendo en cuenta los datos de este ejercicio, la inversión promovida por el Ayuntamiento entre 2014 y 2015 superará los 700 millones.
 
Esos fondos se materializarán, por ejemplo, en la construcción de un Centro de Mayores en el Barrio de la Estrella (Retiro); la construcción de un nuevo parque de Bomberos y base de Samur en la calle de San Bernardo; la ampliación del servicio público de alquiler de Bicicletas (BiciMad), con 35 nuevas estaciones y 400 nuevas bicicletas; más de 100 millones de euros para la renovación del alumbrado, calzadas, aceras y el mantenimiento de parques; la instalación de nuevas cámaras de videovigilancia en la zona Centro y Azca; la reposición de Madrid Calle 30 y del alcantarillado y colectores, el impulso de la administración electrónica o del Programa de Gestión y Defensa del Patrimonio que ve aumentado su capital en más de 13 millones.
 
Caída de la carga financiera
 
El próximo año, se reducirá la carga financiera en 175 millones, pasando de representar el 25,1% del presupuesto al 21,4%.
 
Aunque el Plan de Ajuste queda sin vigencia a finales de este año, el ejecutivo municipal sí mantiene vivo el Plan de Reducción de Deuda, aprobado en septiembre de 2013, cuyo objetivo no es otro que alcanzar en 2016 el porcentaje de deuda sobre ingresos corrientes marcado por la Ley de Haciendas Locales (110%). Como explicó la alcaldesa, la deuda a finales del próximo año será de 5.093 millones, situándose al nivel de 2007.
 
Otro de los pilares que han sostenido la estrategia económica del Gobierno de Botella ha sido la paulatina reducción de los plazos de pago a los proveedores que, con la nueva metodología establecida por el Gobierno central, se fija en 30 días naturales tras los 30 días transcurridos desde la entrada de la factura en el registro administrativo. La estabilidad presupuestaria lograda ha permitido al Ayuntamiento de Madrid “la reducción progresiva del periodo medio de pago a proveedores, que ha pasado de los 269 días en 2011 a 5 en tan solo tres años”, constató.
 
Primera reducción de la presión fiscal en una década
 
Pese a la austeridad de los dos últimos presupuestos por el trasfondo económico del país, el Gobierno municipal ha venido adoptando rebajas fiscales dentro “del estrecho margen de que se disponía”, como resaltó la delegada. El resultado de ese esfuerzo ha permitido este año, por primera vez en una década, reducir la presión fiscal en Madrid con carácter global, es decir, con un beneficio para todos los ciudadanos cuantificado en un ahorro medio del 10%.
 
Tal como refleja el proyecto de Ordenanzas Fiscales para el próximo año, desaparecerán dos millones de recibos de la tasa de basuras; 1,7 millones de recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) se congelarán o verán reducida su cuota, mientras que otros 400.000 experimentarán un incremento menor al que hubieran sufrido en caso de no rebajar el tipo de gravamen, y 1,7 millones de recibos del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica se beneficiarán de una rebaja del 10%.
 
El retrato global de esta rebaja fiscal lo integran también el aumento de las bonificaciones en el IBI a familias numerosas; la ayuda de 100 euros a las familias con pocos recursos o la bonificación del 80% para edificios de patrimonio histórico, sede de actividades económicas; la bonificación del 95% para emprendedores en el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) y también bonificaciones en el IAE para empresas que creen empleo, que inicien su actividad o que tengan pérdidas; la rebaja de la plusvalía que puede alcanzar el 50% en transmisiones intervivos, y el 95% en caso de herencias y la congelación de todas las tasas y precios públicos.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic