Clausurada una joyería abierta por butroneros para blanquear lo robado en otros establecimientos

0

Agentes de la Policía Nacional han clausurado una joyería que fue abierta por butroneros para intentar blanquear lo robado en otros establecimientos. La Policía Nacional arrestó en una operación anterior a cinco especialistas en el uso de la lanza térmica que perpetraron 10 butrones en establecimientos de todo el país. Uno de estos detenidos utilizó a su madre y a su novia para crear una empresa y abrir un establecimiento de joyería y compraventa de joyas en Madrid. Las dos mujeres, junto a dos de los butroneros y dos personas más, han sido imputadas ahora por un delito de blanqueo de capitales.

El pasado mes de febrero, agentes de la Policía Nacional culminaron una operación contra una organización especializada en el robo mediante la técnica del butrón a establecimientos comerciales, especialmente joyerías. Los cinco integrantes de esta organización, que se valían de inhibidores de frecuencia y herramientas de oxicorte, fueron arrestados tras presuntamente cometer 10 robos a lo largo de todo el país.

Los agentes comprobaron que los butroneros llevaban un alto nivel de vida, con vehículos de alta gama y frecuentando restaurantes de lujo y los casinos de varias ciudades. Sin embargo, también se movían en coches utilitarios y alquilaban a nombre de terceras personas viviendas con una renta media, para intentar pasar desapercibidos.

Personas interpuestas

La investigación económica sobre el grupo de butroneros reveló que uno de ellos, con el fin de blanquear parte de los beneficios obtenidos en los robos, había adquirido un loft de diseño en Madrid, aunque era su madre la que figuraba como titular de ese inmueble. También a nombre de su madre figuraba una mercantil dedicada al mundo de la orfebrería mediante la que había alquilado un local en Madrid.

Tras una inversión de cerca de 35.000€ para acondicionar el local, se puso en marcha un establecimiento de joyería y compraventa de joyas, presuntamente utilizado para blanquear los beneficios obtenidos en los robos y que también podría usarse para dar salida directamente a joyas sustraídas en los asaltos.

La operación ha finalizado con el cierre del establecimiento de joyería, el cese de actividad de la empresa regentada por la madre del butronero y la intervención del loft, una cuenta bancaria y cuatro vehículos. Además, un total de cinco personas han sido imputadas por delitos de blanqueo de capitales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here