Consumidores alertan sobre nuevas estafas con moneda tailandesa

0
10-1.jpg

La estafa de la moneda tailandesa sigue vigente en la capital. Desde que se detectaran los primeros casos hace más de cuatro años, el número de afectados se ha ido incrementando de forma progresiva. Se trata de un fraude a pequeña escala, bastante casero, pero muy eficaz.

Ocurre principalmente en las tiendas y restaurantes regentados por ciudadanos de origen chino, aprovechando la semejanza existente entre la moneda tailandesa de 10 baths y la de 2 euros (ambas son bimetálicas, con el exterior plateado, el centro dorado y pesan 8,4 gramos). La estafa se produce cuando, tras pagar el cliente, los timadores le entregan el cambio ‘colándole’ esta moneda asiática que, si bien es muy similar en apariencia, alcanza un valor muy alejado de los 2 euros. Las monedas de 10 baths rondan los 25 céntimos de euro, por lo que el estafador obtiene aproximadamente 1,75 euros en cada una de las unidades que entrega con el cambio.

El importe de la cantidad defraudada no es elevado y los consumidores no suelen cursar denuncia al respecto ante la Policía. Sin embargo, tanto la Jefatura Superior del Cuerpo, como las diferentes asociaciones de consumidores aconsejan acudir a la comisaría correspondiente cada vez que se detecte este tipo de fraude. “Nos han dicho que estemos muy pendientes porque hay millones de unidades; las traen en bidones declarando que se trata de chatarra”, comentan varios de los afectados.

Para evitar que este fraude se siga produciendo, los usuarios deben extremar la precaución. Los que ya han sido víctimas de la estafa recomiendan desconfiar cuando, sobre un cambio de 20 ó 10 euros, no devuelven ningún billete, sino sólo monedas. Aconsejan también comprobar el cambio delante de la persona que lo ha entregado “pues suelen escudarse en que no han sido ellos”; y fijarse de si cerca de la caja registradora se encuentran cartuchos de monedas. Pero, sobre todo, animan a los consumidores que se percaten de que han sido víctimas de esta estafa, a llamar inmediatamente la Policía. “Con suerte pueden decomisarles las monedas o, incluso, acusarles de contrabando”, afirman.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here