El tesoro de Pontevedra

0
20.jpg

Cuando se habla de Galicia, la mayoría de turistas tiene unas ideas preestablecidas que acuden enseguida a su mente: Santiago, La Coruña, las Rías, el marisco, el albariño… Con el corazón en la mano, ¿quién se acuerda de Pontevedra? Pontevedra es un tesoro escondido que recién ahora lo empiezan a descubrir los visitantes más curiosos que eligen al país gallego como destino. Formada con la paciencia con la que se da forma a la piedra, Pontevedra es una ciudad legendaria que tiene mucho que mostrar y contar a quien se interese por ella.

Casco histórico monumental
Con motivo del XXVII Congreso de la Federación Española de Escritores y Periodistas de Turismo, se puso de manifiesto el programa de la Dirección General de Turismo de Galicia para potenciar el turismo de los cascos urbanos históricos. Y el de Pontevedra es el más importante de la región después del de Santiago. Abarca la zona que se encontraba intramuros, tras las siete puertas de la ciudad medieval. Todo el centro histórico es peatonal e invita a pasear por sus románticas calles y recoletas plazas, cuyos nombres nos recuerdan la intensa actividad comercial de esta milenaria urbe: plaza de la verdura, de la pedrería, de la leña, etc. Caminar por el casco histórico de Pontevedra es como trasladarse por el túnel del tiempo. Éste parece quedar suspendido al contemplar los impresionantes pazos, iglesias, conventos, labras heráldicas y fuentes que se suceden a lo largo y ancho de este patrimonio artístico de primer orden. Es una delicia descubrir los detalles que cada rincón esperan al ojo curioso del visitante. El imponente casco histórico, además, está vivo. Durante el día, gente diversa y familias con niños lo disfrutan con orgullo. En la noche cobra un nuevo color: las numerosas tabernas y terrazas brindan a nativos y foráneos la posibilidad de tomar un albariño con exquisitas tapas del país en un ambiente apacible.

Naturaleza, gastronomía, y Rutas del Vino
Pero el tesoro de Pontevedra, con su interesantísimo Museo, trasciende el casco histórico. Aunque uno se resista a abandonar tan mágico lugar, no puede dejar de seguir descubriendo sus espacios naturales. Enclavada en el tra-mo final de la cuenca del río Lérez, Pontevedra se ubica en una hermosa confluencia de valles y al inicio de su ría, con diversidad de paisajes que van desde las montañas a las playas de Rías Baixas (Sanxenxo, Cambados, Arousa,..). La provincia tiene, además, el privilegio de albergar el único Parque Nacional: el de las Islas Atlánticas.

El viaje a Pontevedra (y por extensión a Galicia) se completa, inexcusablemente, con la gastronomía. Sus más de 80 variedades de pescado y marisco se pueden saborear en típicas tascas o restaurantes. Entre éstos, son conocidos en Pontevedra Casa Román, un histórico de la cocina gallega, Casa Solla, con platos más vanguardistas, y el ubicado de la plaza de la Pedreira, con su tradicional oferta de pulpo, carne, caldeiro y empanadas. Asimismo, la provincia cuenta con prestigiosas zonas de producción vitivinícola. Una de las mejores bodegas es la de Agro-Bazán (Granbazán), en Vilanova de Arousa. Sus excelentes variedades de vino Albariño son el pretexto ideal para visitar sus instalaciones y organizar, llegado el caso, un evento social en sus espectaculares salones. Finalmente, como recomiendan un pontevedrés de pro como es Julio Fontán Fariña, ex presidente del Centro Gallego de Lérida, y su esposa Elena Ruiz, gallega adoptiva, "si necesitas admirar una región donde la vida es arte y la gastronomía única, vente a Galicia, ¡pero no te olvides de Pontevedra!".

Más info: Oficina de Turismo. R. Gutiérrez Mellado, 1, bajo 36001 Pontevedra. Tel. 986 850 814.
www.franciscogavilan.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here