Lissavetzky: Ana Botella deja la cultura de Madrid en caída libre

0

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha señalado que Ana Botella está dejando la cultura en “caída libre”, tras ratificar que el presupuesto de Las Artes para 2014 es una de las áreas en las que mayor recorte va a aplicar el Ayuntamiento. En concreto, ha pasado de más de 91,6 millones (91.637.015) en 2013, a los 86,7 millones de euros (86.784.220) para el próximo ejercicio.

 

El Ayuntamiento ha disminuido el presupuesto destinado a la cultura, que se gestiona desde el Área de las Artes Turismo y Deportes, como desde la sociedad municipal Madrid Destino Cultura Turismo y Negocio. Considerando ambos presupuestos destinados al ámbito específicamente cultural, se reducen respecto del 2013 un 5,29%.

 

Los mayores recortes se van a sentir en los distritos más desfavorecidos, como es Carabanchel, donde el presupuesto para talleres y cursos en los centros culturales se verá reducido el próximo año en un 43,3 por ciento, un año después de que los cursos se les hayan subido a los usuarios un 32 por ciento.

 

“La cultura está en caída libre con este Ayuntamiento que a veces no sabe ni cuánto dinero está presupuestando. Sin plan, sin criterio y sin sumar con claridad, es difícil evitar que los vecinos de Madrid no suframos el golpe de quedarnos también sin talleres, sin cursos, sin instituciones culturales y con bibliotecas sin terminar”, advierte Jaime Lissavetzky, quien ya señala que “este mandato termina en mayo de 2015 y es evidente que, por ejemplo, Conde Duque no estará a pleno rendimiento porque se abrió antes de acabarse y continúa con deficiencias estructurales a cargo de todos los madrileños.”

 

Precisamente una de las grandes asignaturas pendientes del equipo Botella serán las inversiones culturales, dado que ni la biblioteca de Orcasur, ni el Museo de Arte Contemporáneo en Conde Duque, ni la planta superior de la biblioteca Víctor Espinós  podrán abrirse antes de terminar este mandato (mayo de 2015).

 

Aunque carecen de un plan, en este gobierno de Ana Botella insisten en acabar con las instituciones culturales y con la sociedad civil al evitar la colaboración que otras administraciones mantienen con entidades como la Residencia de Estudiantes,  La Fábrica (PHotoEspaña) o la Abadía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here