El primer día de Madrid Central arranca con normalidad en su área perimetral

0
DtM7Q_eXQAAzR1L.jpg

Entre las zonas en las que EFE ha podido constatar la incidencia de la medida, la más concurrida ha sido el eje conformado por las calles Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, que frecuentemente es uno de los más congestionados de la capital. Con más tranquilidad discurría en tráfico en la calle Princesa, en la Plaza de España o en la Cuesta de San Vicente, sin que hubiera una presencia policial fuera de lo común en ninguno de estos puntos.

Completan el perímetro de Madrid Central los paseos de Recoletos y del Prado, las rondas de Atocha, Valencia, Toledo y Segovia, la Cuesta de la Vega y las calles Mayor y Bailén (lateral continuación de la Cuesta de San Vicente). Desde esta medianoche está en vigor Madrid Central, un área de 472 hectáreas por la que solo pueden circular los residentes, sus invitados (un máximo de 20 al mes), los coches con etiqueta Cero Emisiones y Eco y los vehículos B y C que acudan a un aparcamiento público, además de suministros y prestadores de servicios, entre otros.

La primera fase de la medida, estrenada hoy, es un periodo informativo y de pruebas, en el que no habrá multas ni controles de acceso, sino controles aleatorios por parte de agentes que informarán de los criterios de circulación. En un segundo período, durante enero y febrero, funcionarán ya las comprobaciones automáticas -cámaras y cruces de matrículas- y el Ayuntamiento comunicará con cartas los incumplimientos, pero las sanciones económicas -de 90 euros o 45 con pronto pago- no llegarán hasta el mes de marzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here