Timaban a otros ‘narcos’ vendiéndoles yeso por cocaína

0
gv.jpg

 

La Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Carsuma’, llevada a cabo en la Comunidad de Madrid, ha desarticulado una organización dedicada a robar grandes cantidades de dinero a otros narcotraficantes, a los que entregaban paquetes que contenían yeso o azúcar, haciéndolos pasar por cocaína, y se apropiaban del dinero que éstos pagaban por la supuesta droga.

En la operación han sido detenidos 11 integrantes de la red, de nacionalidad colombiana, como presuntos autores de los delitos de asociación ilícita, tráfico de drogas y robos mediante engaño o empleando violencia e intimidación.

Las investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de un grupo organizado, asentado en las localidades madrileñas de Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz, que tras contactar con narcotraficantes interesados en la compra de cocaína en España, les entregaban otro tipo de sustancia, haciéndoles creer tras una preparada puesta en escena que se trataba de cocaína de gran pureza.

En el momento en el que se iba a realizar el intercambio de la mercancía por el dinero, los detenidos, en algunas ocasiones empleando violencia o intimidación, se apropiaban del dinero y huían precipitadamente del lugar.

Modus operandi
La red desmantelada recibía desde Colombia información sobre personas interesadas en la compra de cocaína en toda España. Tras contactar con estos narcotraficantes y concertar una cita, les enseñaban una muestra de cocaína auténtica.
Una vez convencidos los compradores, ultimaban la cantidad total a adquirir, importe económico y lugar donde se realizaría el intercambio, habitualmente en apartamentos alquilados por horas.

Según la cantidad de cocaína solicitada, los detenidos trasladaban al lugar de la cita los paquetes de similares características y proporciones a los normalmente utilizados en el tráfico de drogas y cuyo contenido real era escayola, yeso o azúcar.

Una vez realizado el intercambio de la supuesta cocaína por el dinero, los vendedores huían precipitadamente del lugar antes de que los compradores pudieran comprobar el engaño del que habían sido víctimas.
 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here