Verona romántica y seductora

0
19.jpg

Conocida mundialmente por la romántica y apasionada historia de amor de "Romeo y Julieta" de Shakespeare, Verona tiene mucho que ofrecer al visitante, además del hermoso palacete en donde el célebre dramaturgo ubicó su famosa obra. La hermosa ciudad del Veneto italiano fue un importante centro en la Edad Media. Y, aún hoy, conserva una estructura urbana de la época romana. El constante y perfecto maridaje entre el arte y la historia es lo que a primera vista descubre el visitante con sólo pasear por sus sosegadas y seguras calles. Y si, de paseos se trata, para tomar el pulso a los veroneses de hoy hay que acudir a la elegante Via Mazzini donde la passeggiata es todo un ritual. Precisamente, al final de esta calle se puede contemplar una de las muestras arquitectónicas de la ciudad: la casa de Julieta y su célebre balconada. Resulta emocionante leer los miles de románticos mensajes que los enamorados visitantes plasman en sus muros, por medio de graffitis o incluso pos-it, para revivir en su mente el mito de Romeo y Julieta.

Museo vivo
Para visitar Verona lo ideal es empezar por la Plaza Bra. Allí se encuentra el majestuoso anfiteatro romano de Arena, que se conserva en perfecto estado. Es el tercero más grande del mundo, convertido hoy en un famoso teatro donde cada verano se celebran festivales nocturnos de ópera y conciertos. El Arena es quizá el símbolo más distintivo de la ciudad, pero no el único. Verona es un verdadero "museo vivo". Una verdadera joya arquitectónica que atrae a los enamorados del pasado… ¡y del presente! En un recorrido panorámico por la ciudad el visitante encuentra numerosos palacios de mármol esculpido, algunos de ellos con frescos del siglo XIII, entre los que destacan los palacios de Barbieri y Gran Guardia, catedrales e iglesias como las de S. Maria Matricolare o Santos Apóstoles; o basílicas como la  de Santa Anastasia y San Zeno (una de las más bellas iglesias románicas de Italia); Castillo de S. Pietro, Arcos de Saligere y de Gavi, plazas y puentes de la época romana, así como numerosas estatuas, torres, tumbas (incluida la de Julieta) y puentes románticos como el de Sca-ligero construido en 1354. Es tanta la riqueza monumental de Verona, que se han establecido cuatro itinerarios para recorrerla con una media de 3 km. y 3 horas para cada uno de ellos. Es aconsejable dotarse de un calzado cómodo, y descansar, si es preciso, en alguna de sus atractivas terrazas al aire libre tomando una buona birra de spina o alguno de sus exquisitos gelatos en Plaza Erbe. 

En pleno centro, cerca del Anfiteatro, merece la pena detenerse en el Museo de Castelvecchio. Un referente de la restauración del arquitecto Sacarpa entre 1958-1964. Próximamente se presentará en Palazzo della Gran Guardia la muestra dedicada al gran artista Andrea Mantenga, pintor del Cuatrocientos, que permanecerá abierta desde el 16 Septiembre de 2006 hasta el 14 de enero de 2007. Hay otros siete museos en la ciudad. Desde el Arqueológico hasta el de Arte Contemporáneo. Hubo un tiempo que Verona ostentó la supremacía artística de toda Italia, como sede de una escuela pictórica en la que destacó Pablo el Veronés. En cuanto a lo gastronómico, también es un arte en Verona. En este sentido, el restaurante 12 Apostoli (Corticella S. Marco, 3) es el más típico de la ciudad. Su oferta gastronómica es rica en tradición y sabores. Y para alojarse, o incluso para admirarlo, en el mismo centro histórico, se ubica Due Torri Hotel Baglioni. Goza de fama internacional, no sólo por su atento servicio, sino porque es un auténtico palacio del siglo XIII, habilitado hoy para el hospedaje. Para los amantes de la lírica, ofrece el interesante programa "Anteprima Opera". Si puedes, ¡no te pierdas Verona!

Info: Tel.+39 045 8009461.
www.veronatuttintorno.it 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here