Un vino de la Ribera del Duero con la etiqueta de Juan Pablo II, en los mejores restaurantes de China

0
quique01_560x280.jpg

Sudor y lágrimas es lo que le ha costado a San Gabriel el conseguir que su caldo traspase la muralla del gigante asiático. La bodega que en los años noventa abrió sus puertas en La Aguilera (Burgos) se ha convertido en uno de los principales exponentes de la Marca España en el país chino, cuyos empresarios se disputan ahora el privilegio de comercializar los vinos de Ribera del Duero que ofrece la firma.

Con un volúmen de negocio anual de entorno a 800.000 euros, cualquiera puede pensar que las cosas le han caído del cielo a los hermanos San Gabriel; sin embargo, muchas han sido las barreras que han tenido que superar éstos para conseguir que su botella con la etiqueta de Juan Pablo II esté presente en los mejores restaurantes de Guagnzhou, una metropoli de 20 millones de habitantes ubicada en China y que absorbe la mayor parte de las finanzas del sur del país. 

En sus comienzos en La Aguilera, los resultados de los hermanos San Gabriel no fueron los esperados, pero lejos de abandonar decidieron dar un paso adelante, aunque de desproporcionadas dimensiones. Sin contactos ni conocimiento de la cultura china, cual frailes se aventuraron a colonizar el mercado oriental. “Cometimos muchos errores, como esas reuniones con comerciantes minoristas que nos decían a todo que sí para al final no hacer nada. En aquellos días vendíamos como mucho pedidos de seis cajas, muy de vez cuando algún un palé entero”, explica en el Periodista Digital Enrique García Agüera, director de la Ciudad de la Educación San Gabriel de Aranda del Duero.

García Agüera cuenta las veces que le dieron con la puerta en las narices hasta finalmente llegar a un acuerdo con un empresario chino. En este sentido, Agüera admite que le sirvió de mucho el consejo que le dio Julio Arias, diplomático y autor de ‘Naranjas de la China’, en cuanto a cómo tratar con los asiáticos en los negocios.  “Hay que abandonar la impaciencia, practicar la calma y tener siempre una sonrisa en los labios”. Y de estar a punto de tirar la toalla a poner en práctica el consejo y cerrar su primer acuerdo: que todo el vino que se exportase a China lo comercializaría San Gabriel. 

Seis años después de aquel viaje, el 85% de la producción de Bodegas San Gabriel se exporta a China generando un volumen de negocio de 800.000 euros de facturación al año. “Una parte va para nosotros y otra para otras bodegas de Burgos porque uno de nuestros objetivos es ayudar a bodegas que están pasando por momentos delicados”, afirma García Agüera a Periodista Digital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here