El Museo del Prado estaría “encantado” de que sus obras en el TSJC siguieran en Cataluña

0
descarga (11).jpg

El Prado escribió recientemente a 400 instituciones para comunicarles que debían cumplir unas “especificaciones técnicas” en el cuidado de las obras depositadas, algunas de ellas desde principios del siglo pasado, y la Generalitat respondió a mediados de junio que no podían cumplir esas condiciones y que podían retirarlas.

El museo, según las mismas fuentes, tiene en Cataluña cerca de 260 obras en 23 instituciones, “y con todas mantiene una excelente relación basada en la confianza, respeto y objetivo común de respetar el patrimonio y asegurar legado generaciones futuros”. “El Prado estaría encantado de que las obras permanecieran en Cataluña”, ha subrayado el portavoz, que ha insistido en que el museo no ha recibido ninguna comunicación sobre ningún procedimiento de retirada y ha matizado que “los tiempos de la administración y la tarea de los conservadores llevan otro ritmo”.

El Consejo General del Poder Judicial anunció ayer que va a estudiar si puede asumir el depósito de los siete cuadros del Prado que cuelgan en la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Las instituciones catalanas que más depósitos del Prado albergan son la Universidad de Barcelona (56 obras), el Museo Balaguer (39), el Museo del Ampurdan (36), el Museo de Arte de Gerona (29) y El Museo Nacional de Arte de Cataluña (27).

Hay depositados cuadros de Luca Giordano, Enrique Romero de Torres, Vicente Carducho o Juan Pantoja de la Cruz en instituciones como la Real Academia de Bellas Artes de San Jorge, la Audiencia Territorial, Capitanía General, el Palacio de Pedralbes o el Ayuntamiento de Barcelona.

El museo tiene dispersas en España, con Andalucía, Galicia y Cataluña a la cabeza, más de 3.000 obras en cerca de 600 instituciones.
Aunque muchas de ellas cumplen con los requisitos de conservación, el Prado, según una orden ministerial de julio de 2016 de reordenación del patrimonio, ha pasado a ser propietario de obras que anteriormente lo fueron del Museo de Arte Moderno y del Museo de Arte Contemporáneo.

En su aplicación, recientemente envió una carta a cerca de 400 instituciones para comunicarles que debían cumplir unas “especificaciones técnicas” en el cuidado de sus obras, referentes, entre otros aspectos, a la humedad y la luz que podían afectar a los cuadros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here