inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 10 de diciembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
22/06/2007 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Vecinos y asociaciones ecologistas se manifiestan para pedir el cierre al tráfico de la Casa de Campo
La Plataforma “Salvemos la Casa de Campo” encabezó la última de las movilizaciones que luchan contra el deterioro de este entorno natural.

Ni siquiera la lluvia pudo impedir que numerosos vecinos salieran a la calle a manifestarse por la degradación que está sufriendo uno de los entornos naturales más importantes de nuestra ciudad, la Casa de Campo. Bajo el lema “Coches no. Casa de Campo, zona natural protegida”, varias entidades vecinales y ecologistas se concentraban, el pasado día 16 de junio, para exigir al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que dicho espacio verde sea cerrado al tráfico privado. Y es que, estos vecinos reprochan al edil madrileño que no haya impedido el paso de vehículos privados por este lugar, pese a haberlo “prometido para antes de la finalización de la anterior legislatura”, asegura uno de los promotores de la protesta.

Compromiso ecológico
Una de las entidades que más se está movilizando por esta causa es la plataforma ‘Salvemos la Casa de Campo”, nacida en 1989, cuando varios vecinos comenzaron a darse cuenta del deterioro que sufría este emblemático parque. A ellos se han unido más asociaciones como la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), Ecologistas en Acción o la entidad “Marx Madera”.

Desde entonces, han llevado a cabo numerosas manifestaciones, escritos y actos con el fin de concienciar a todos los madrileños, y en concreto al Ejecutivo de la ciudad, de la importancia de esta causa. Y es que, de un estudio elaborado por esta misma plataforma, se sacan conclusiones como que el tránsito de 50.000 vehículos supone: un accidente cada 48 horas, y la conversión de este espacio en foco de inseguridad y contaminación acústica y ambiental. Aseguran que “no pasa ni una semana en la que no se aprecie alguna agresión o daño al parque: problemas con la calidad del aire, la fauna, el patrimonio histórico y los ruidos”.

Premios Portada
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic