inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 20 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
27/02/2009 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Una de las zonas donde los vecinos dicen que este “grupo de vándalos” hace de las suyas.
Un “grupo de vándalos” rompe lunas y pincha neumáticos en Pico de los Artilleros
Comenzaron en diciembre y no volvieron a actuar hasta el 7 y 8 de febrero cuando rompieron 4 lunas y pincharon las ruedas de 2 ó 3 coches.

Llevan actuando en el distrito desde el pasado mes de diciembre. “Después de esta fecha dejaron pasar un mes aproximadamente pero volvieron a las andadas el segundo fin de semana de febrero”, cuenta Ignacio Javier, un vecino de la zona. Se dedican a romper lunas de coches o pinchar neumáticos a la altura de los números 190 al 202 de la calle Pico de los Artilleros y desde el 216 hasta el final de la plazoleta. Pero quizá uno de los sitios donde más desperfectos han dejado ha sido en la calle cortada que comunica con la parte trasera del enrejado de la Parroquia de Nuestra Señora de la Merced.  Los vecinos aseguran que suelen hacerlo de madrugada “de tres a cinco de la mañana aproximadamente” y los fines de semana. “Van armados con bates de béisbol y su objetivo es hacer destrozos más que robar o llevarse algún beneficio”, cuentan. 

Varios coches afectados
Este grupo de cuyos integrantes no se tienen muchas pistas. acerca de su número o edad, comenzó a hacer de las suyas en el distrito durante el pasado mes de diciembre. “Esta primera vez cogieron cascos de las botellas de cerveza y rajaron unos cuantos neumáticos”, comenta Ignacio. “La última vez, hace unas dos o tres semanas, rompieron cuatro lunas y pincharon las ruedas de dos o tres coches”, continúa explicando Ignacio.

Los vecinos creen que se ha elegido esta zona porque está bastante escondida “son calles cortadas, que no tienen salida, donde hay placitas y, donde por la noche no suele pasar casi nadie”, señalan. Por eso, la vigilancia policial también es difícil: “son calles que hacen de embudo, hay que hacer varias maniobras para salir de ellas, la circulación es muy difícil y de esto es de lo que se aprovecha esta gente”. Los vecinos piden se controle el asunto de alguna manera porque, “de momento llevan unas semanas sin pasarse por aquí pero también pasó lo mismo en diciembre y luego volvieron en febrero”. Y hacen hincapié en que a pesar de las denuncias de los propietarios de los coches afectados, siguen sin ver Policía por la zona. 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic