inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 20 de octubre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/12/2007 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Miguel Yunquera nos presenta una forma especial de volver al pasado

“Minucioso, delicado, nostálgico... maravilloso”; “simplemente extraordinario”; “es un homenaje a tantos años vividos, a tantas alegrías disfrutadas y a otros sinsabores que fortificaron. Es parte de nuestra vivida vida, es parte de nosotros. Gracias”. Estas son algunas de las palabras que la gente que ha visitado la exposición de maquetas de Miguel Yunquera en el C.C.  Eduardo Chillida, le ha dedicado a este artista después de ver su obra expuesta allí hasta el próximo 28 de diciembre. Una obra, Rincones, compuesta por más de una treintena de maquetas de diferentes establecimientos madrileños realizadas con una extraordinaria minuciosidad y realismo. “Cuando empecé hace dos años con esta muestra, pretendía hacer un modesto homenaje a aquellos lugares que años atrás formaban parte de lo que me era cotidiano y familiar, y poco a poco iban desapareciendo. Algunos de estos lugares son reales, todavía se puede ir a verlos, pero otros son imaginarios, escenarios en los que todo el mundo sabe que ha estado alguna vez”, explica Yunquera. Una huevería que ofrece huevos frescos todos los días, una tienda de comestibles con aceites de Andalucía, una editorial de cuentos de duendes y libros de juego, farmacias antiguas, tabernas del barrio de Chamberí... Son algunas de las miniaturas que Miguel ha querido inmortalizar en esta exposición.

Cinema Paradiso, la favorita
Uno de los escenarios que le trae más nostalgia y al que más cariño tiene, aunque no está en esta exposición, es la fachada del Cinema Paradiso. “Es la última escena de la mítica película, cuando todo un pueblo mira a un cine semiderruido que van a tirar. Refleja todo lo que fue el cine de los 60”, cuenta el artista. Además, otra de sus obras también está relacionda con esta película. “Hay un fragmento de la película donde se habla de la censura. Todas las escenas de besos estaban cortadas. Una de mis maquetas, Natalio Fotógrafo, sólo tiene fotos de besos para rendir un pequeño homenaje”. Aunque reconoce que suele tardar unos 15 ó 20 días en hacer una maqueta, no las suele vender si no es por encargo, porque reconoce que “esto para mi es un hobby con el que disfruto, me relajo y hago volar mi imaginación”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic