La desescalada en España: qué se podrá hacer y cuándo en cada una de las cuatro fases

0
enfermeros querella Sánchez Illa.jpg
Twitter

El próximo 4 de mayo arrancará el plan de desescalada en España, distribuido en cuatro fases que se aplicarán de forma paulatina y asimétrica

La desescalada tras el coronavirus cuenta ya con un horizonte visible en España. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer el plan de desconfinamiento, diseñado en cuatro fases, la primera de las cuales se pondrá en marcha el próximo 4 de mayo y supondrá la reapertura de actividades con cita previa y atención individual. El programa elaborado por el Ejecutivo se implementará de forma paulatina y asimétrica, no entrando en vigor por igual las distintas etapas que pondrán fin al encierro en cada una de las provincias.

Cada una de las fases durará dos semanas, tiempo que coincide con el periodo máximo de incubación del virus. Ello permitirá a las autoridades disponer de los preceptivos datos sobre la evolución de la pandemia en función de las medidas adoptadas. Así, el paso de una etapa a otra dependerá de la situación de la enfermedad en cada una de las regiones. “Estaremos en la nueva normalidad si la epidemia está controlada en todos y cada uno de los territorios a finales de junio”, manifestaba Sánchez.

Y es que de acuerdo al calendario del Gobierno de coalición, en el mejor de los casos, la desescalada durará seis semanas; y un máximo de ocho, según las previsiones. Asimismo, no se permitirá la movilidad entre provincias hasta que no se alcance la “nueva normalidad”. Precisar que si un particular reside en una zona con una fase y desea trasladarse a otra que presenta distinta etapa, no podrá hacerlo. “La movilidad interprovincial lógicamente tiene que estar restringida, para evitar la movilidad del virus de un área a otra”, ha recalcado.

 

‘Fase cero’ y ‘Fase 1’

Por el momento, la denominada ‘Fase cero’, la de preparación de la transición, se pondrá en marcha el próximo 4 de mayo. Y lo hará en todo el territorio nacional. Dicha etapa incluye iniciativas como la salida de los niños y la posibilidad de hacer deporte en la vía pública de manera individual. Asimismo, la implementación de esta fase comportará la apertura de locales y establecimientos; eso sí, con cita previa. A este respecto, el presidente del Gobierno puso como ejemplo que restaurantes con servicio de comida a domicilio pudiesen reiniciar su actividad. Para ello, el servicio deberá prestarse con la máxima protección.

En la siguiente etapa, la ‘Fase 1’, que previsiblemente se iniciará el 11 de mayo, se permitirá la apertura del comercio minorista. No se admitirá en cambio que grandes superficies comerciales se abran al público, ya que son más proclives a albergar aglomeraciones. Con respecto a los establecimientos de restauración, el plan de desconfinamiento dispone que se limitará la ocupación a las terrazas; igualmente éstas no podrán exceder el 30% de su capacidad. Estas restricciones también serán de obligado cumplimiento en hoteles y alojamientos turísticos, que también podrán abrir en la ‘Fase 1’. Se excluirán las zonas comunes, que serán reguladas por la orden del Ministerio de Sanidad.

 

Apertura de los espacios interiores

Ya en la denominada ‘Fase 2’, etapa intermedia, permitirá abrir el espacio interior de los locales de restauración; aunque con las medidas de separación adecuadas. Paralelamenta, en la misma fase, Sánchez concretó que el curso escolar comenzará en septiembre con carácter general; si bien se podrán reabrir antes los centros educativos con el propósito de garantizar las actividades de refuerzo que los menores acudan en el caso de que ambos progenitores trabajen presencialmente y para celebrar las pruebas de la EBAU.

Los cines, teatros y auditorios reabrirán un tercio de su aforo con butacas preasignadas. Las salas de exposiciones, conferencias y visitas a monumentos también abrirán con un tercio de su ocupación habitual. Los actos y espectáculos al aire libre estarán permitidos cuando se congreguen menos de 400 personas sentadas. Los lugares de culto deberán limitar su aforo al 50%.

Con la ‘Fase 3’, o etapa avanzada, se flexibilizará la movilidad general. No obstante, se mantendrá la recomendación del uso de la mascarilla fuera del hogar y en los transportes públicos. El comercio limitará el aforo al 50% y se fijará una distancia mínima de 2 metros entre personas. En restauración, se suavizarán algo más las restricciones de aforo y ocupación, aunque se mantienen estrictas condiciones de separación entre el público.

 

Críticas desde el sector hostelero y de restauración

El sector de la hostelería ya ha manifestado su malestar con respecto al plan de desescalada que ha anunciado el Gobierno central. El miembro del Comité Ejecutivo de Hostelería de España y director de Relaciones Institucionales de la Asociación Madrileña de Empresas de Restauración (AMER), Rafael Andrés, ha tachado el diseño del desconfinamiento de “incoherente”. En materia hostelera sostiene que “sería inviable abrir en estas condiciones”; mientras que en el área de restauración ha explicado que la restricción del 30% tampoco permitiría reabrir los espacios.

No obstante, no todo han sido lamentaciones. Desde las asociaciones de hosteleros se muestran conformes con la limitación de servir en terraza al 50% de capacidad. A este respecto, reclaman el espacio de la barra. Y es que según AMER, ésta representa más de un 75% del negocio hostelero. Llegados a este punto, Andrés se pregunta “qué va a pasar con los chiringuitos de playa a los que todos nos acercamos a tomar una cerveza”. “hemos estado hablando con la ministra de Comercio, Reyes Maroto, con directores generales, pero no hemos llegado a nada”, critica Andrés.

 

La oposición, en contra del plan

Por el momento, el croquis de Sánchez no ha concitado, en un principio, el apoyo de los principales grupos de la oposición -PP, Vox y Cs-. Así, el líder de los populares, Pablo Casado, ha afeado al Gobierno que no haya informado a su partido del plan de desconfinamiento. A su entender, con dicha actitud “difícilmente” pueden “pedir lealtad” y “unidad”. “Yo no he sido informado como líder de la oposición de ese plan de desescalada. Por tanto no puedo opinar sobre él, me vuelvo a enterar por los medios de comunicación”, criticaba.

Por su parte, el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, recriminó al Ejecutivo de coalición que no acometiese el proceso de desescalada en función de criterios o parámetros estadísticos. “Se ha hablado de dos semanas para cada fase, pero habrá territorios que solo necesiten días y otros más tiempo”, indicaba. Igualmente, el dirigente de Vox criticaba que si bien uno de los criterios para llevar a cabo el desconfinamiento era la cifra de infectados por coronavirus, para ello se deberían realizar test masivos. “Con ellos se podría definir quién puede salir antes de sus casas con menor riesgo frente a otros que deberán permanecer más tiempo”, señalaba.

Con respecto a Ciudadanos, su presidenta, Inés Arrimadas, lamentaba que el diseño de Sánchez contenía “contradicciones” y “errores”. “El anuncio genera muchas dudas, contiene contradicciones, se ha presentado sin consenso y sin garantizar el suministro masivo de mascarillas y test a la población”. Espero que se corrijan errores y se busque el acuerdo”, lanzaba la líder naranja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here