inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 23 de junio de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/04/2018 - Álvaro de Marichalar Sáenz de Tejada Bruguera Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Carta a la ministra de justicia de Alemania
Carta de Álvaro de Marichalar Sáenz de Tejada Bruguera a Katarina Barley, Ministra de Justicia de la República Federal de Alemania

Los españoles estamos sorprendidos leyendo sus pintorescas opiniones sobre la situación judicial de nuestro compatriota, el expresidente del gobierno regional catalán, Carles Puigdemont. Un defraudador. Un traidor a todo y a todos, todo el tiempo (desde hace demasiado tiempo).

Dice usted que “se esperaba” y que ve “absolutamente correcta” la decisión tomada por la Administración de Justicia del Land de Schleswig-Holstein (que atiende judicialmente a una población de 2.8 millones de personas) 

Un pequeño tribunal que en seis días ha decidido dejar en libertad a un prófugo de la Justicia española, cuyo Tribunal Supremo (que atiende judicialmente a 47 millones de personas) le persigue por gravísimos delitos que han sido investigados durante seis meses. En seis días, el peculiar tribunal schleswigense-holsteiniano, ha decidido no reconocer a la Administracion de Justicia del cuarto país de la Unión Europea. 

A los españoles nos inquieta que usted, miembro de un gobierno democrático europeo de un país socio de España, “esperara” esa inverosímil decisión. ¿Tenía usted información del referido tribunal, para poder saber o “esperar” algo?¿Garantizan sus declaraciones la separación de poderes en Alemania ?¿Son sus opiniones compatibles con el respeto que se espera entre socios de la Unión Europea? 

Ese pequeño tribunal del romántico Land prusiano, ha violado el espíritu y sentido de la euro orden, entrando a valorar lo que no le compete y además haciéndolo sin analizar las numerosas pruebas que constatan la alta traición cometida por el presunto delincuente Puigdemont.

Habla usted de Alemania como “país libre” en el que podrá quedarse su amigo Puigdemont si la justicia española no demuestra que además de traidor es un ladrón. Cuanta prepotencia y chulería destilan sus muy extrañas declaraciones, ministra. Permítame que dude que Alemania sea más libre que España, en ningún aspecto.

En mi opinión, usted es la clásica política acomplejada y mediocre socialista, que necesita demostrar “corrección política” total, para que la nueva “Dictadura de lo correcto” la permita seguir en activo...  Para ello, necesita creer -y forzar a los demás a creer- en el mundo paralelo inventado y publicitado por el separatismo catalán: Todos los falsos tópicos diseñados por una banda criminal separatista, con el objetivo de robar una parte de España a sus legítimos propietarios: TODOS los españoles (47 millones de personas).

Todo esto recuerda a la Europa de los años 30: La ideología del separatismo catalán es equivalente a las ideologías que rompieron los ideales europeos y nuestra Civilización. El único fascismo/estalinismo que pervive en Europa es el que ejercen las organizaciones “políticas” separatistas nacionalistas catalanas. En Alemania estarían prohibidas por promover la independencia -entre otras cosas-.

Algunos alemanes siguen muy acomplejados por las derrotas y errores que sufrió Alemania en las dos guerras mundiales, por causa de unos indignos dirigentes “políticos” que engañaron y traicionaron al noble pueblo alemán, igual que el traidor Puigdemont traiciona y engaña al pueblo español. Por desgracia, hay quien saca rédito político por esos complejos: Usted es un claro ejemplo al dar credibilidad a la tesis del infecto Puigdemont. 

Para finalizar, le diré que el hoy expresidente Puigdemont se encontraba el día 26 de octubre en el Palacio de la Generalidad, preparando su ridícula, estéril, ilegal y sectaria “declaración unilateral de independencia” (que declaró al día siguiente) y yo me manifestaba en contra frente al mismo edificio. 

De repente fui privado de mi derecho de manifestación (en plena vía pública y por sorpresa) por un grupo organizado de agentes de la policía autonómica catalana -guardaespaldas de Puigdemont- que me sustrajeron dos pancartas de mi propiedad con las que me manifestaba. En las pancartas ponía: “STOP +3% en TODA España” y  “Las instituciones son de TODOS”. Poco después fui detenido ilegalmente en plena vía pública y torturado dentro del Palacio de la Generalidad. 

Sufrí un presunto intento de asesinato por parte de los citados guardaespaldas que me inyectaron una sustancia (presumimos que adrenalina) con el probable objetivo de provocarme un infarto de apariencia natural. Acompaño un relato resumido y videos de lo sucedido.


 

Ahí queda más que demostrada la violencia promovida por Puigdemont y su banda criminal organizada. Todo muy parecido a las organizaciones mafiosas.

Puigdemont es todo un gangster que juega a ser Stalin intentando no parecerse al Hitler que lleva dentro. Por eso sabe copiar y aplicar a la perfección todas las depuradas técnicas de Goebbels, ante las que parece haber sucumbido usted, ministra (socialista) de Justicia de nuestra admirada y muy querida Alemania. Una gran nación que usted a empequeñecido y denigrado con su ilegítimo, antidemocrático y deshonroso proceder. 

Corríjase y aprenda a respetar al Reino de España. 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic