inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
16/04/2009 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Un mercado navideño en El Retiro, decidido en el Pleno
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
La crispación como instrumento
Coherencia, por favor
Víctor Vázquez

Se ha presentado la película: Antonio Gamoneda, escritura y alquimia. Gran poeta, gran persona y la recuperación de una memoria necesaria sin la crispación de la que escriben con mayúscula y califican como histórica. Cuánto deberían de aprender los políticos empezando por su amigo Zetapé y dejarse de vacías políticas de imagen. “No tenemos derecho a estar cansados. Y mucho menos a parecerlo”, dice Pepe Blanco hablando al respecto de unas elecciones europeas que preocupan hasta el punto de recuperar para la primera línea de campaña a Felipe González. Más que ser o estar, lo importante es parecer, y más vergonzoso aún que en la realidad sea todavía peor: lo único verdaderamente útil para los politicastros es como maquillar su reflejo en los espejos que miran los ciudadanos para votarlos, camuflando bajo trajes a medida toda la podredumbre ética que podamos imaginar.

En el Pepé también preocupan unas europeas que si ganan será victoria de Rajoy, y si se pierden se intentará el descabello de Mayor Oreja en vez del descabezado de Mariano. A Ibarretxe, sin embargo, lo que le quita los sueños es el caserío oficial y a estas alturas debe de estar grapándose los pantalones al sillón de lehendakari mientras define como ‘golpe institucional’ el pacto de los dos grandes partidos nacionales sin acordarse de aquellas elecciones en las que según su teoría debería de haber sido Txiqui Benegas y no ellos, los elegidos. Qué falta de coherencia, como la de Chacón, futura papable, que después de definirse como nacionalista, pacifista y vestirse con la camiseta de “todos somos Rubia-nes”, nos vende un patriotismo impostado desde el Ministerio de Defensa cosiéndose parches con la bandera española como las punkies se los cosen con la de la Gran Bretaña. ¿Le llevará el edecán la vieja camiseta junto al abrigo y el bolso?

Y seguimos con el aparento ser aunque no sea. ¿Por qué Moltó, ex presidente de Caja Castilla La Mancha, nos vende treinta millones de beneficio en el 2008 cuando detrás hay pérdidas de varios cientos? ¿Milagro inverso de los panes y los peces o conversión de la ya impresentable ingeniería contable a la pura magia del debe y el haber? Más fácil que todo eso: pasamos, entre otras cosas, de provisionar y de actualizar unos valores en descenso. Algo así a cuando el gobierno cambia las pautas estadísticas para contabilizar el paro y con ese tecnicismo se corrige al gusto la desviación. De nuevo surge la falta de coherencia con la fuerza de un geiser cuando vemos a Moltó, en imágenes de 1992 y como diputado socialista, increpar a Mariano Rubio con aquello de “no vamos a permitir casos como éste”. Sin duda, Larra se volvería a meter un tiro con toda esta ralea de mangantes con manicura.

Y es que es tan indecente la importancia de la imagen, que de una reunión del G-20 donde se juegan al póquer de egos nuestra crisis -porque nosotros la sufrimos y la crisis es de quien la sufre y no de quien la provoca-; pues nos lo tomamos a coña con todo el mundo hablando de que si el napoleoncito le toca el culo a Bruni y el hombro a Merkel, que si Michelle se da palmadas con Isabel II, o si Zetapé le guiña el ojo a Obama. Al final, la más lista ha sido Sonsoles por no ir.
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic