Contrastes del siglo XXI

0

En estos días hemos vivido como si estuviéramos en primera fila algunos acontecimientos de corte universal, es decir, eventos seguidos en vivo y en directo por millones de personas gracias a los medios de comunicación.

El viernes 29 de abril se unían en matrimonio en Londres el Príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton. Es superfluo recordar las imágenes de los británicos en las calles o las miles de líneas que se han escrito al respecto. Internet está ahogado por multitud de fotos y vídeos del enlace. Gran pompa y fasto en loor de la monarquía británica. No sabemos si Guillermo llegará a reinar alguna vez, pero es indudable el papel clave que juega el Reino Unido en la geoestrategia mundial desde hace muchos siglos. Con el paso de los años esta boda podría ser algo muy importante para muchos en lugares muy diversos del globo.

Pocos días después, el domingo 1 de mayo, en un contexto igualmente multitudinario y mediático, Benedicto XVI beatificaba en Roma a Juan Pablo II, es decir, lo elevaba a los altares para ejemplo del mundo. Las cifras bailan, pero al menos parece que hubo millón y medio de personas en la Plaza de San Pedro y alrededores, lo nunca visto hasta el momento en este tipo de celebraciones religiosas. La Iglesia Católica, y en particular el Papa polaco, ha jugado y juega un papel clave en el desarrollo del mundo desde hace muchos siglos. Juan Pablo II, junto a otros, fue un gigante en la lucha por la libertad y la paz; su figura y mensaje transformaron a millones de personas y probablemente cambió el rumbo de la Historia.

Al día siguiente, 2 de mayo, el Presidente de los Estados Unidos anunciaba la muerte de Osama Bin Laden, el terrorista más buscado y perseguido de todos los tiempos. Miles de personas se echaron a la calle, para celebrarlo o para protestar (y me temo que, desgraciadamente, estos últimos van a continuar…) ¿Hay alguien que ignore el papel fundamental del primer mandatario del país más importante y fuerte del mundo? ¿Hay alguien que ignore la influencia tremenda de Bin Laden en nuestro tiempo? ¿Qué consecuencias traerá la desaparición de hombre con barbas más famoso de la tierra?

Tres días, tres mensajes desiguales en contenido, pero con alcance planetario. Son los contrastes de este siglo en que vivimos: hechos que en pocos minutos alcanzan a todos los habitantes de la tierra y que deben ser recogidos en los libros de Historia.

psagastibelza@gmail.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here