Coronavirus, un presidente traidor y desplome económico

1
coronavirus

El pasado miércoles, igual que han hecho la totalidad de presidentes de gobierno donde se han producido contagios con coronavirus, con la única excepción de España, el Presidente Trump se dirigió al pueblo norteamericano para explicarle la situación; pero sobre todo, para prepararles para una posible agravación de la misma. No obstante, también dijo que por el momento el riesgo “es muy pequeño a pesar del temor global a que una pandemia pueda ser inminente”. Adicionalmente y siendo miércoles de ceniza pidió a todos los cristianos orar con él para evitar lo peor.  En Alemania , Italia, Francia, la respuesta de los gobiernos ha sido similar.

¿Y que ha pasado en España? Pues que mientras crece el número de infectados, y el temor a una pandemia se hace cada vez mayor, el presidente de media España, es decir, de socialistas radicales, de comunistas bolivarianos, golpistas y asesinos de ETA, dedica todo su tiempo a perpetrar la mayor infamia de nuestra historia, recibiendo al líder de una organización criminal, un nazi supremacista y totalitario que en cualquier país civilizado estaría en la cárcel, con mucho más bombo y boato que un presidente de gobierno extranjero.

Una canallada sin precedentes, vergonzosa e indigna. Se trata de una actuación sin el menor respeto por la Justicia y por el Estado de Derecho. En esta canalla le ofrece, además de ignorar la Constitucion y la Ley, la posibilidad de aplastar sin contemplaciones a los catalanes no separatistas, para darle la independencia. Sánchez ha traspasado todas la líneas rojas de la ignominia y ha entrado en el terreno de la alta traición.

Pero no es solo el Presidente. Es todo el gobierno de ignorantes, sectarios y traidores que más parece sacado de una escombrera; y en este caso particular el ministro de Sanidad, un indocumentado del PSC que ni siquiera es médico y cuya gestión  frente al coronavirus (COVID-19) está siendo sencillamente desastrosa. Para empezar, este mentecato está empezando a difundir desde su ministerio que el coronavirus es poco más que un catarro fuerte o una gripe. ¿Pero cómo se puede ser tan ignorante? La tasa de mortalidad de la gripe es del 0,019%, mientras que la del coronavirus es hasta ahora del 3,4%; pero en los mayores de 80 años o personas de salud delicada es del 15%. En segundo lugar y en línea con esta patraña, están enviando a casa bajo palabra de que no van a salir de ella, ¿cabe acaso mayor grado de irresponsabilidad y estupidez?.

No existen planes de contingencia alguno para cuando la epidemia se agrave; que se agravará. Ni para los colegios, ni para las universidades, ni existen tampoco mascarillas, trajes de contención, medicamentos antivirales, nada de nada. Y cuando los necesitemos todo el mundo estará clamando por ellos, y no seremos capaces de obtenerlos en los mercados. Esto ya no es incompetencia, es negligencia criminal. Este aquelarre social-podemita de inútiles y vendepatrias debería pagar por ello… Es incomprensible que aún haya gente que todavía vote su propia ruina apoyando a esta chusma.

 

Consecuencias económicas

El problema no es ya tanto el virus sino las consecuencias económicas, en cadenas de suministro, consumo y turismo. La próxima Semana Santa va a ser desastrosa para nuestro país; la bolsa ha experimentado esta semana la mayor caída de su historia y la mayor de las grandes bolsas de Occidente, un 14%. El crecimiento del PIB del primer trimestre será como mucho la mitad del previsto, entre el 1,5 y el 2%, o el 6 /8% en tasa anual equivalente. El del segundo cero o negativo lo que nos llevará a la recesión. Los beneficios de las empresas del IBEX no crecerán en absoluto durante el año, y el paro subirá entre 300.000 y 400.000 personas.

Y en este punto es inevitable preguntarse ¿cómo empezó todo y a quién beneficia?. La versión oficial y de la inmensa mayoría de medios es clara: en el mercado de animales de Wuhan, cuyas condiciones de suciedad habrían propagado el virus, probablemente un murciélago. Vale, y entonces la pregunta que ¡oh casualidad! nadie se hace, ese mercado tiene una antigüedad de muchos siglos, en las mismas condiciones de suciedad y falta de higiene que hoy, o más bien mucho peores, entonces ¿Por qué nunca antes se había producido una epidemia así?

 

George Soros

Pero hay otra versión, la conspiranioca, ¿y cuál es esa versión?. Miramos alrededor y ¿qué vemos? Un laboratorio llamado WuXI App Tec, localizado en Wuhan en el 666 Gaoxin Road East Lake, cuyo objetivo se describe como “investigación de pequeñas moléculas para la creación de medicamentos”; o sea, un laboratorio biológico. Y ya la bomba. ¿Quién es uno de sus principales accionistas?. Ese auténtico genio del mal llamado George Soros. Esto queridos lectores, no es una teoría conspiranoica, esto son hechos.

Otro hecho es que el mercado de Wuhan por sucio y antihigiénico que sea no había producido epidemia alguna. Llega Soros y monta un laboratorio de “investigación biológica”; al cabo de un tiempo ¡zas!, una epidemia con consecuencias económicas potencialmente gravísimas. Justo el año en el que las encuestas dicen que el enemigo mortal de Soros, y que ha jurado acabar con él, va a arrasar en las elecciones de noviembre.

 

‘Navaja de Okam’

Y ahora vayamos a la ciencia. Existe un principio universalmente aceptado en la investigación científica denominado “navaja de Ockam”. Un fraile teólogo inglés del siglo XIII que dice, “la explicación más simple es probablemente la correcta”; y la explicación más sencilla en este caso es que el virus ha sido fabricado en un laboratorio. 89 años y cuando Trump acabe su segundo mandato tendrá 94, y además Trump y Li Xiao Ping van a ir a por él. Esperemos que al final, este canalla que entregaba sus compatriotas judíos a las SS en su Hungría natal, muera como lo que merece: en la cárcel.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here