El ‘bullying’, la otra vuelta al cole

0
Bullying-640x426.jpg

Otras veces le han clavado lápices en la espalda o le han propinado codazos en el estómago. Una tortura que soportaba desde hacía años. Esa tarde aprovechó que su madre se echaba la siesta para tomar una soga y ahorcarse en su cuarto. Lucía es la última víctima de suicidio por acoso escolar en España. Pero ha habido muchos casos aquí y en otros países. Hace unos días un niño de 9 años se quitó la vida en Estados Unidos por el martirio sufrido tras confesar en el colegio que era gay. 

Aprovechando las vacaciones y mi interés por el tema he visto ‘Por 13 razones’, una serie que había dejado aparcada por ‘teenager’. Y lo es, pero también es uno de los mejores relatos audiovisuales sobre el ‘bullyng’ y el suicidio entre adolescentes, dos temas que hasta hace pocos años eran tabúes y que no dábamos la importancia que se merecen. 

Mientras la sociedad va avanzando en tolerancia y en lucha contra lacras enquistadas como la violencia de género o el abuso sexual, sigue habiendo nichos en los que los acosadores se hacen fuertes. Hablé en alguna ocasión de los campos y peñas de fútbol donde los ultras se atrincheran para explotar su violencia. Las escuelas y, sobre todo los institutos y colegios mayores, siguen siendo campo libre para insultos, hostigamiento o incluso agresiones al diferente, al feo, al empollón o simplemente al que pasa de grupillos o líderes carismáticos. Una problemática que ha ido en aumento con el auge de las redes sociales, por las que las víctimas lo son 24 horas al día.

Precisamente, esta época de inicio del curso es la más difícil para cientos de niños y adolescentes. Después de dos meses vacaciones, tienen que volver a enfrentarse a sus acosadores. La ansiedad y el estrés que padecen los días previos a la vuelta al cole denotan su sufrimiento. Por estúpido o simple que pueda parecer a un padre, madre o adulto cualquier pequeño desprecio a un chaval, puede ser un mundo para él en una etapa de su vida en la que desea encajar entre sus iguales. 

En la universidad ocurre lo mismo. Pese a que hace muchos años ya fueron desterradas las ‘novatadas’ de facultades y colegios mayores, algunos ‘veteranos’ siguen haciendo de las suyas. Solo hay que pasarse cualquier fin de semana por el entorno de la Facultad de Educación para comprobar las humillaciones y borracheras no consentidas por las que pasan los recién llegados vendidas por algunos como ‘ritos de integración’. En muchos casos sus padres y sus amigos ya no están cerca y la sensación de angustia y soledad se incrementa. Por todo ello, una vez más los padres, comunidad educativa y administraciones deben ir de la mano para luchar contra esta lacra y evitar que casos como el de Lucía vuelvan a repetirse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here