¿Existe el crimen perfecto?

0
angie (1).jpg

Ahora, ya en la cárcel, un juez ha abierto una investigación para determinar si también mató a su exmarido hace 21 años. Vamos por partes. Angie asesinó en febrero de 2008 a su compañera de trabajo para robarle su dinero y propiedades. Meses antes utilizó su puesto de jefa de Recursos Humanos en Barcelona para operar con sus documentos personales y abrir cuentas y seguros. Para despistar a la Policía ideó una macabra escena.

Contrató a dos gigolós y recogió en unos botes su esperma, que esparció por el cuerpo de Ana después de asfixiarlas con una bolsa en la cabeza tras dormirla. Todo ocurrió en un apartamento dedicado a encuentros sexuales que la homicida alquiló. Pero la Policía no tardó mucho en dar con Angie. Sus fotos con una peluca saliendo del banco en el que extrajo dinero de la víctima dio la vuelta a España. Era una asesina fría y calculadora, sin empatía, sin remordimientos y con un alto poder de atracción. Muchos criminólogos concluyen que se trata de una psicópata de manual. 

Una mujer que en el año 1996 tuvo la desgracia, o no, de quedar viuda, después de que su marido tomara unas cápsulas con detergente. A pesar de que la familia del marido nunca creyó que fuera capaz de quitarse la vida, básicamente porque adoraba a su hija, el caso se cerró como suicidio. Ahora se ha reabierto en un Juzgado gracias a la investigación de un criminólogo y a la insistencia de los parientes, conocida la condena de la que llaman ‘viuda negra’. Si el juez determina que el caso ha prescrito siempre se cuestiona si Angie organizó o no el crimen perfecto. 

Entonces, ¿es posible el crimen perfecto? Si son aquellos en los que no se ha resuelto o detenido al asesino, podríamos decir que todos los crímenes sin resolver son perfectos. Y hay una larga lista. Pero yo personalmente no creo en el crimen perfecto, sino en una investigación imperfecta. Fallos policiales, judiciales, negligencias, corrupción policial, destrucción o anulación de pruebas o incluso que no haya dinero para seguir investigando.   

Hay que tener en cuenta además que algunos crímenes son cometidos por personas con mucha inteligencia, planificación y alto nivel adquisitivo. Estas características suelen darse en el caso de los psicópatas. También existen sicarios a sueldo, profesionales del crimen que protegen a los autores intelectuales, quien ya han preparado su coartada aparentemente perfecta.

Pero al final el azar, la impredecibilidad de la vida juega en contra de este tipo de asesinos en un mundo. Un pelo, una colilla, una huella, una cámara, una antena de móvil, cualquier detalle en un mundo lleno de dispositivos y herramientas biotecnológicas de identificación. Es imposible preverlo todo. Y si pasa, la suspicacia y el tesón de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad muchas veces ponen en evidencia al propio culpable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here