‘Menos homicidios, más repercusión’, por Julio de la Fuente

0
Homicidios

España es uno de los países de Europa y del mundo con menor tasa de delincuencia y criminalidad, según diferentes estadísticas internacionales. Sólo Irlanda, Holanda, Austria, Singapur y Liechtenstein tienen una tasa menor de crímenes. Dentro de España, Madrid es, per capita, una de las ciudades con más delincuencia pero por debajo de otras como Barcelona o Marbella. En 2019 se contabilizaron un total de 33 asesinatos en la región madrileña y 19 en la capital; una de las tasas más bajas de la historia.

Por ello, y pese a lo que pueda parecer en los medios, los españoles somos cada vez menos violentos. La violencia llama mucho la atención y se recuerda mucho más que cualquier otra noticia. Genera audiencia y muchos clicks. Por eso, no es de extrañar la cantidad de programas de Sucesos que abundan actualmente en los medios de comunicación. Así, configuramos una sensación de seguridad subjetiva a veces muy distinta a la objetiva. Como si de un mercado se tratara, cuantos menos crímenes hay, más valor tienen los que existen.

En Madrid, en los 90 y principios de este siglo llegaron a contabilizarse un centenar de homicidios, mientras que en esta década se mantienen en la treintena. La Policía explica que se debe a la disminución de los ajustes de cuentas relacionados con las drogas dentro de la tendencia de descenso global de la violencia más grave en las sociedades más avanzadas y de aumento de otro tipo de delitos, como los económicos, bien explican los criminólogos.

Siguiendo con la estadística, la tercera parte de los fallecidos en la región el año pasado son extranjeros y la mitad mujeres, principalmente víctimas de la violencia de género (7). Hubo 7 por robos, 6 por violencia intrafamiliar y 6 por reyertas, entre otros. Respecto a la forma de morir, 18 homicidios fueron por puñaladas, 5 por disparos, 5 por golpes, 3 por asfixia, 1 por atropello y 1 por envenenamiento.

Hubo varios homicidios enigmáticos, crueles o espeluznantes. El primero ocurrió en enero, cuando apareció una joven llamada ‘Mimi’ cosida a puñaladas en un paraje de Meco. La Guardia Civil detuvo a Sergio, novio de su amiga y compañero de piso, pero hace unos días un Juzgado le concedió la libertad condicional por falta de pruebas contundentes. Además, un joven que fue detenido por supuestamente matar a su madre, descuartizarla e comérsela en táperes que guardaba en su piso del barrio Salamanca.

Mucha repercusión tuvo el asesinato de Francisco por una simple pelea con un perro en el Pozo del Tío Raimundo. Tras airadas protestas vecinales en el barrio, el autor se entregó. En junio un hombre se atrincheró en su vivienda después de matar a tiros desde la ventana de su casa de Aranjuez a dos cuñadas y herir a su suegra porque su mujer, hermana de las fallecidas, se había separado de él. En Valdemoro, un joven colombiano mató supuestamente a un adolescente de 18 años y luego la descuartizó y arrojó su cabeza a unos matorrales. Unos casos que remueven conciencias y pueden llegar a asustar a muchas personas, pero no dejan de ser excepcionales en Madrid. Afortunadamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here